¿Cómo hubiera sido el gobierno de Mockus?

A partir de la hipótesis de que a la Alianza Verde le robaron las elecciones

Mockus, con su “ola verde” parecía arrollar a Santos, pero éste contaba con el apoyo del presidente Uribe y encarnaba la continuidad de un gobierno que contaba con amplio apoyo. Al final ganó Santos “porque le metió picardía” y “Mockus metió la pata”.

Hoy se piensan otras cosas peores, después del escándalo Odebcrecht y la seguridad de que la campaña Santos sobrepasó los topes de gastos autorizados y contó con financiación oscura de la también oscura empresa brasileña.

Los uribistas, entre tanto, no han cesado de arrepentirse del apoyo a Santos, lo convirtieron en su enemigo, y el senador José Obdulio Gaviria “presenta excusas” por haber causado ese daño al país.

El Comité Ejecutivo de la Alianza Verde –que lideró la candidatura de Mockus- sostiene hoy que “la declaración de Roberto Prieto confesando la financiación de Odebrecht en 2010 a la campaña de Juan Manuel Santos (…) es la aceptación de que a Antanas Mockus, le ganaron ilegalmente en la segunda vuelta presidencial”.

Los verdes pidieron que por estos hechos respondan no solo los directamente implicados, sino los partidos que decidieron avalar la candidatura del Presidente de la República y que “las investigaciones y sanciones sean concluyentes”.

Santos le metió ‘picardía’

La picardía de que hablaron varios medios en la campaña de Santos nada tenía que ver con corrupción, pero sí con las mañas y propaganda negra utilizada por J.J Rendón, a quien contrataron, urgidos ante la ligera ventaja que tomaba Mockus.

-La publicidad de Santos echó mano de estrategias legales, pero no tan legítimas, analizó “Semana” en su momento. Por ejemplo, en una cuña imitó la voz del presidente Uribe y apeló, sin ser explícito, a la complacencia del mandatario con su candidatura. Además, Santos lanzó una agresiva maniobra de influencia en Internet para tratar de contener la ‘Ola Verde’.

No obstante, el trabajo soterrado de la maquinaria política fue lo que finalmente se impuso. Corrió el rumor –sin ser cierto- de que Mockus acabaría con algunos de los planes del Gobierno como Acción Social; también hubo denuncias sobre la utilización de instituciones como el SENA, por parte del oficialismo, para hacer campaña.

Salidas en falso de Mockus

En esos tiempos de campaña, la gente llegó a pedir que Antanas Mockus no hablara más porque cada alocución le hacía perder votos. Registros periodísticos de la época recuerdan que dijo admirar a Hugo Chávez, pero después explicó que respetaba el proceso electoral venezolano, no que admiraba al presidente venezolano.

“En otra ocasión dijo que si la ley colombiana ordenaba entregar a un Presidente a la justicia de otro país, él lo haría. Sus declaraciones fueron interpretadas como si contemplara la posibilidad de extraditar a Uribe” (Semana).

Las “metidas de pata” de Mockus y el evidente esfuerzo de la campaña santista de tergiversar algunas de sus afirmaciones (además de presentarlo como enfermo y decrépito), fueron minando sus posibilidades y desinflando el ánimo triunfalista a su alrededor. Es evidente que se mostró (o lo lograron presentar) como ambiguo y por lo mismo un peligro en caso de ocupar la primera magistratura de la nación.

¿Cómo hubiera sido su gobierno?

Kienyke.com consultó a varios personajes de la vida nacional sobre lo que hubiera sido el eventual gobierno de Antanas Mockus:

Roy Barreras (partido de la U)

Habría sido un buen gobierno. Honesto pero autoritario.

Antonio Sanguino (Alianza Verde)

Un gobierno de Mockus habría también buscado una terminación del conflicto armado por la vía de la negociación política, pero hubiese establecido una relación con el Congreso y los demás poderes públicos con cero mermelada y basada en la argumentación pública. La cultura ciudadana habría atravesado toda la agenda y la acción de gobierno....

Marta Lucía Ramírez (partido conservador)

Seguramente dubitativo en algunos temas pero con autoridad legal y moral que no tiene quien le ganó.

Deberías Preguntar lo mismo frente a mí campaña que fue la afectada en el 2014

Limpiamente sin odebrecht ni un peso por debajo de la mesa, saqué el 16% de los votos de 1 vuelta y llegué en tercer lugar. O sea q técnicamente el primer lugar si las dos primeras campañas hubieran quedado descabezadas en ese momento. Si funcionara el CNE

Miguel Gómez Martínez (analista, de origen conservador)

Diletante y flojo en obras pero mucho más honesto que el de Santos. No estaríamos tan divididos, no tendríamos tanto desprecio por las instituciones y no arrastraríamos este horrible pesimismo. Me arrepiento de haber votado por él.

Jaime Dussán (Polo Democrático)

Un gobierno como el que hizo en Bogotá, con pedagogía con mucha coherencia y apoyo nacional. Transparente y sin corrupción

La campaña Santos superó los topes

En la mañana de este jueves, el Consejo Nacional Electoral ordenó dar trámite a las quejas presentadas sobe las presuntas irregularidades en la financiación de la campaña presidencial del año 2010.

Acorde con lo anterior –dice el CNE- dispuso sortear Consejero Ponente para que resuelva y leve a la Sala Plena el estudio de la caducidad y la respuesta a la solicitud del señor presidente de la República. Así mismo, las investigaciones que se adelantan del denominado caso Odebrecht, han sido objeto de priorización por parte de la corporación”.

El Colombiano resume bien la situación:

-En la campaña Santos Presidente 2010, Santiago Rojas Arroyo, como gerente, le reportó al Consejo Nacional Electoral (CNE) que en la primera ronda se gastaron 16.690 millones 714.663 pesos con 34 centavos. Es decir, que respetaron el tope de 17.000 millones de pesos fijado por esa autoridad. Sin embargo, con la confesión de esta semana de Roberto Prieto Uribe, en el sentido de que Odebrecht dio 400.000 dólares para imprimir dos millones de afiches del candidato, el techo legal se habría superado en más de 450 millones de pesos.

Rojas Arroyo es el actual director de la Dirección de Impuestos Nacionales (Dian). Ayer el presidente Juan Manuel Santos lo ratificó en el cargo, pues aseguró que confía en el hombre con el que ha trabajado durante 25 años.

Santos pretendió salvar así la responsabilidad de Rojas, quien también tuvo el mismo gesto con su jefe: “quiero recalcar que el Presidente Juan Manuel Santos no tuvo injerencia en el manejo de los recursos de la campaña”.

Pin It