Enamorado de Ana Soler

Formidable, directa, inteligente y divertida.

Hay que verla en “La Casa de Bernarda Alba” (dirigida por Ernesto Aronna) para enamorarse de la formidable actriz, de su personalidad, del edificio teatral que construye, interpretando a la déspota matriarca Bernarda Alba, papel que le ha ganado reconocimiento en el ámbito teatral nacional.

En persona es una caja de música. A las 7 de la mañana, en tenis, sin pasar por el salón de belleza, es impactante por su estatura, esbeltez, voz grave y sonrisa fácil.

Ana Soler pisó tierra colombiana por primera vez un 29 de abril de 1996. Su primera aparición en la televisión nacional fue en la serie “Otra en mi”.

Su historia es larga, pero la sintetizo:

Se casó con colombiano y se separó. Hace 5 años vive con un gringo. En Colombia ha forjado una sólida carrera en teatro, cine y televisión. Su otra pasión es contar historias, por eso creó su empresa productora “Cielo Raso Producciones” y en 2015 se estrenó como directora, guionista y productora de su primer cortometraje “El Ascenso”. Prepara el cortometraje “El ocaso del alba”.

¿Usted llegó a Bogotá en 1996, cómo ha visto la evolución de la ciudad durante el transcurso de estos 20 años?

Recuerdo el día que llegué a Bogotá, tenía un poco de temor porque no conocía a nadie, tampoco sabía qué esperar. Era el año 1996, todavía estaba muy reciente la muerte de Pablo Escobar y Colombia no era un destino muy frecuentado por los viajeros.

Recuerdo mirando por la ventanilla del avión y quedar maravillada por la hermosura de la Sabana de Bogotá. Mi primer apartamento fue en Rosales, donde es ahora la Zona G. Allí no había nada, un supermercado pequeñito que se llamaba La Placita.

La evolución de Bogotá ha sido increíble. Antes no se veía un solo extranjero, ahora la ciudad se volvió un lugar apetecido por cientos de turistas por la oferta cultural y gastronómica que existe, y por la amabilidad de sus habitantes.

Otros aspectos de la ciudad, como la movilidad, la salud y la educación, considero que han ido en detrimento por la falta de planeación y visión de sus gobernantes. Muchos piensan que los dineros públicos son parte de su chequera personal. La corrupción ha sido uno de los males más grandes para esta ciudad.

¿Siendo usted puertorriqueña, qué opina de la mujer colombiana?

Que es verdad lo que dicen: son las mujeres más bellas del planeta. Admiro mucho a las colombianas, porque aparte de su extraordinaria belleza, son mujeres guerreras, independientes, luchadoras y muy verracas. Colombia es un matriarcado. La guerra ha provocado que las mujeres tengan que ponerse a la cabeza de sus hogares y eso las hace admirables.

Lo único negativo que podría decir es la fascinación de algunas con las cirugías estéticas. Muchas mujeres son capaces de poner su vida en peligro por pura vanidad. Eso se ve mucho en el medio artístico.

He visto actrices y modelos hermosísimas dañar su rostro o su cuerpo por la obsesión que tienen con la belleza física. Cultivemos el espíritu, fortalezcamos nuestra personalidad, olvídate de la selfie y del qué dirán. El paso del tiempo no tiene marcha atrás; envejece con gracia. ¿Cuándo tus atributos físicos inevitablemente se vayan, qué más hay?

¿Ahora que se habla de títulos falsos de algunos personajes,¿Cuál título falso se adjudicaría usted?

Economista. Creo que si volviera a nacer me gustaría explorar una faceta mucho más pragmática y científica de mí ser. Soy demasiado creativa y altruista.

Si pudiera ser un súper héroe… ¿Qué súper poder tendría y por qué?

Me gustaría poder ser invisible como Mía Farrow en la película “Alice” de Woody Allen. Creo que sería muy oportuno en ciertos momentos: poder escuchar lo que dicen otros de ti o mirar en la intimidad de otras personas, muy voyerista.

¿De qué se arrepiente?

La verdad es que me arrepiento de muy poco en la vida. Pienso que los errores o las malas decisiones que uno ha cometido siempre sirven de lección. Mis arrepentimientos siempre han sido de tema moral, de pensar ¿por qué hice o dije esto o aquello? Pero ahora que tengo cuarenta y tantos, tal vez me arrepiento de no haber tenido hijos.

Si tuviera que filmar una película de carretera con un personaje de la vida nacional, ¿Quién sería y por qué?

Con el Procurador Ordóñez, porque me produce curiosidad su manera de ver la vida. Realmente es increíble que una persona de pensamiento tan retrógrada ocupe un cargo público en el Siglo 21.

Pin It