Compromisos judiciales incumplidos con el Huila

Por: Tomás Murcia Olaya

Hace 1 año, visitó nuestro departamento la entonces vice fiscal general de la nación María Paulina Riveros, dentro del programa institucional que el ente instructor del país tenía para luchar en contra de la corrupción en las regiones, se llamaba urna de cristal. Aquella jornada, sirvió para que los huilenses nos enteráramos de muchos casos de corrupción que nos agobiaban en varias de nuestras municipalidades, fueron muchos veedores y ciudadanos los que concurrieron a esta jornada para denunciar y averiguar los avances de otros asuntos penales, que involucraban a varios dirigentes de distintas partes de la geografía departamental opita.

Como antecedente de esta visita punitiva, los huilenses habíamos conocido un colosal informe sobre la radiografía de la corrupción en nuestra región, recuerdo que esa investigación la realizó el avezado periodista laboyano Melquisedec Torres, incluso, el haber puesto en conocimiento los contenidos de su valioso trabajo, le ocasionaron amenazas a él y a otros comunicadores que contribuyeron con aquellas denuncias.

Pero 1 año después, que ha pasado con todas las acusaciones que se presentaron y las que cursaban en las gavetas de los distintos despachos de los fiscales que investigaban estos hechos de corrupción que nos afectan a todos, ¿qué pasó con los compromisos de las autoridades instructivas regionales sobre los resultados de varios escándalos de malos manejos de dineros públicos?, ¿por qué muchos de estos casos siguen en el olvido judicial o esperando que el tiempo les proporcione su fallo final?, los huilenses estamos cansados de ver que nuestras autoridades judiciales parezcan más políticas que dedicadas a impartir justicia, tampoco es que nos guste esos espectáculos mediáticos cuando se pretenden formular imputaciones y se realizan esas capturas dignas de cualquier seriado televisivo, y pero aún, que al poco tiempo ese espectáculo se cae como castillo de naipes, dejando tanto a la justicia como a los indiciados manchados con la peor deshonra de todas, la falta de credibilidad.

Los huilenses queremos resultados ciertos, en aquellos casos de corrupción que nos han golpeado fuertemente y que incluso nos tiene en un penoso atraso social, si las personas son inocentes, que se les archive, pero si son culpables, que se les impute, acuse y condene, no es muy ético, ni debe ser el actuar de la justicia, que se hagan unos compromisos con la sociedad, para luego condenarlos al olvido perverso de la complicidad.

Las amistades se heredan

Escrito por: Edgar Andrés Artunduaga

Esta frase me ha acompañado en varias reuniones que he sostenido con diferentes personas a lo largo y ancho del departamento del Huila y que me llenan de orgullo y regocijo. Son cientos de personas las que me han expresado su solidaridad, cariño, apoyo y sobre todo preocupación por lo denunciado en mi columna del pasado jueves.

Y no es para menos, continuar con el gran legado de mi padre es una tarea titánica e ingrata. Lo digo, porque el mismo día en que publique mi columna algunos “empresarios” poseedores de empresas sospechosamente rentables y que se ufanan de ser muy cercanos a delfines políticos se sintieron aludidos y perseguidos por mis palabras, optaron como animales salvajes a intentar intimidarme con el objetivo de esconder sus intenciones corruptas con tal de ganar su “tajada” a toda costa, callando a los que deseamos hablar duro y que creemos en que si es posible un mejor país.

Infortunadamente, los hampones no amenazan, advierten, lo que para un buen entendedor es lo mismo pero maquillado. Esto no me asombra y más cuando son empresas que no pueden justificar su contabilidad en las mal llamadas “auditorias sorpresa”. Sus absurdos intentos por camuflar empresas de garaje en lugares donde consideran no van a levantar sospecha, serán el principal objetivo de la nueva unidad investigativa del Noticiero ARTUNDUAGA NOTICIAS.

Su debilidad es querer pertenecer al Jet Set opita y hacen hasta lo imposible por demostrar que pertenecen a una “cultura superior” sin importar que en la mayoría de los casos, sus casas tengan varias cuotas atrasadas y sus ostentosos carros suelen tener prendas a 10 años, pero nada de esto importa siempre y cuando salgan en los medios digitales o impresos y su nombre suene en los medios radiales. Personajes que se sienten protegidos por una hermandad casi “celestial”, como muchos la denominan y se hacen llamar los intocables. Lo que desconocen, reitero, por su falta de cultura es que los mensajes de voz y texto sirven como medios probatorios en las denuncias que obviamente tengo planeado interponer ante las autoridades y que haré seguimiento de cerca para evitar cualquier inconveniente.

No puedo terminar esta columna sin antes adelantarles un poco de las investigaciones que vengo realizando, que como ustedes ya saben empezaron desde el fallecimiento de mi padre y que de acuerdo a mi abogado penalista ya tenemos las pruebas suficientes que demostraran que la persona no solo cometió el delito de hurto con el agravante de abuso de confianza sino a que existen otros delitos que podrían poner en aprietos en un futuro cercano a este individuo que se la pasa en todas las casas y empresas pregonando su presunta desgracia con el fin de buscar compasión y así seguir cometiendo sus fechorías. Tengan cuidado, la Ley es lenta pero llega y el amigo de lo ajeno anda suelto por el momento y viste de Prada.