15 AÑOS DEL SISTEMA PENAL ACUSATORIO

Cumplió 15 años de entrar en vigencia la ley 906 de 2004, o código de procedimiento penal, que introdujo el sistema penal acusatorio a nuestra institucionalidad judicial, esta ley que empezó a regir desde el primero de enero de 2005, bajo principios muy garantistas, los cuales han ido desapareciendo de la realidad procesal en la que fue concebida esta norma, elementos tan necesarios y de la génesis de los sistemas penales acusatorios como los pre acuerdos, las negociaciones o el principio de oportunidad, que deben hacer que los procesos no lleguen a la etapa de juicio, así como la idea de hacer prevalecer la libertad en donde la detención preventiva iba a ser la excepción y no la generalidad, han ido desfigurando un sistema al que tristemente no se le dio la oportunidad de funcionar como fue concebido.

Hoy en día, muchos delitos no permiten la negociación con el ente instructor, y niegan beneficios a quienes pretenden pactar para que los eternos procesos finalicen rápidamente, como debería ser la generalidad del sistema bajo los criterios en que fue creado, es grave y atenta contra el régimen constitucional y convencional que las personas no sepan que están siendo investigadas, y que luego se les imputen y más delicado aun, es que los jueces se dejen presionar para coadyuvar las solicitudes de detenciones preventivas que siempre solicita la fiscalía.

La sociedad, percibe este sistema como ineficiente, y tristemente goza de un desprestigio grande en todos los estamentos, a todo esto, se le suma aquellas conjuras jurídicas que se dan en gran proporción sobre todo en la provincia, en donde todos son amigos y hay una cooperación vergonzosa para favorecer o perjudicar bien sea al imputado o incluso a las mismas víctimas, aunque vía jurisprudencial se han ido corrigiendo varios errores en la aplicación de los principios y en esclarecer las garantías procedimentales, muchos operadores de justicia siguen añorando el anterior sistema, en el cual se tenía como regla general que una medida de aseguramiento no se le negaba a nadie.

Otro grave problema que observamos en el sistema acusatorio, es la ineficacia del ministerio público, que casi siempre contribuye con las peticiones instructoras porque su ausencia y conocimiento de las causas cada vez son más notorias, y ni qué decir de la igualdad de armas, asunto que se volvió una utopía en los procesos penales, no cabe duda que el sistema necesita de una reingeniería que determine lo que debe ser la verdadera justicia, mediante un proceso concentrando, igualitario y lo más abreviado posible y en donde el garantismo procedimental, esté basado en el conocimiento jurídico del sistema, y no, en las presiones que emerjan de cualquier sector.

Escrito por: Tomás Murcia Olaya

EL PÁNICO POR EL COVID 19

Por: Hugo Fernando Cabrera Ochoa

No deja de asustarnos a todos la posible llegada de la terrible enfermedad conocida mundialmente como “Coronavirus”, nombre dado a ésta, debido al aspecto que presenta, ya que es muy parecido a una corona o a una aureola y se trata de un tipo de virus presente tanto en humanos como en animales.

Buscando información relacionada con este tema tan importante, encontré que los coronavirus son una familia de virus descubierta en la década de los años sesenta, pero cuyo origen es todavía desconocido. Sus diferentes tipos provocan distintas enfermedades, desde un resfriado hasta un síndrome respiratorio grave (una forma grave de neumonía).

Durante este siglo se han identificado tres brotes epidémicos importantes causados por coronavirus, el SRAS-CoV, o síndrome respiratorio agudo y grave (SRAS, también conocido como SARS y SRAG), el cual se inició en noviembre de 2002 en China, afectando a más de ocho mil personas en 37 países y provocó más de setecientas muertes.

En el año 2012 fue detectado por primera vez el MERS-CoV, coronavirus causante del síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS) en Arabia Saudita. Hasta octubre de 2019 se habían detectado cerca de 2.400 casos de esta infección en distintos países, con más de 800 muertes como consecuencia del mismo.

Y finalizando el año pasado, apareció el COVID 19, con brote de los primeros casos en la ciudad de Wuhan (China). Desde entonces la aparición de nuevos infectados por el virus COVID 19 (conocido inicialmente como 2019nCoV) ha sido continuo y su transmisión de persona a persona se ha acelerado intensamente.

Los casos declarados de neumonía de Wuhan ya superan significativamente las cifras de la epidemia de SRAS y la tasa de mortalidad preocupa cada día más a las autoridades sanitarias en todo el planeta.

Las autoridades colombianas han tomado las medidas pertinentes para evitar la llegada de esta enfermedad a nuestra patria, no obstante, no estamos totalmente blindados ante esa posibilidad dado el traslado continuo de pasajeros desde y hacia diferentes países, la llegada diaria de aviones y barcos provenientes de múltiples orígenes, no necesariamente China, pero que por una u otra razón puedan traer pasajeros que hayan tenido contacto con alguna persona contagiada, ojalá que no vaya a ser así.

La OMS (Organización Mundial de la Salud) ha venido informando que se trabaja intensamente en desarrollar una vacuna que pueda frenar esta epidemia y con el medicamente se pueda controlar la propagación a más naciones del temible virus, pero aún no ha sido posible lograr tal avance científico.

Esperemos con fe y esperanza que las superpotencias mundiales, con sus equipos de expertos científicos, puedan tener éxito en la búsqueda de los antivirales necesarios para frenar la expansión de este nuevo coronavirus que tanto pánico genera.

LA INVISIBILIDAD DEL HUILA

Escrito por Tomás Murcia Olaya

Durante las últimas dos décadas, nuestro departamento ha afrontado graves problemas que tocan a todos los sectores de nuestra sociedad, violencia, desplazamiento, corrupción y demás asuntos que para desgracia nuestra nos ha postrado a los peores puestos en cuanto a pobreza y pobreza extrema, así el Dane, nos entregue unas cifras maquilladas y alejadas de la realidad social que palpamos diariamente.

Triste es ver que en el Huila pasa de todo y a la vez no pasa nada, y, en el contexto nacional no somos tenidos en cuenta a no ser que estemos en época electoral, todos los días nos enteramos de situaciones que nos deberían a poner a pensar como sociedad, violencia en contra de nuestras mujeres, personas de la tercera edad y con nuestros niños que desgarran hasta el corazón más fuerte, a nuestros cascos urbanos llegan centenares de personas con sus familias a buscar mejores oportunidades que las que el campo les ofrece, de hecho, el alto incremento de las poblaciones se ve reflejado en los cinturones de pobreza que se asientan en las periferias de nuestras ciudades y pueblos, cosa que parece estar fuera de control, al igual que la explosión de natalidad que padecemos y, ni que decir de la corrupción, compañera inseparable de lo público y que se pasea en las barbas de la justicia como la reina más codiciada.

Recuerdo que cuando empezó este siglo, nos hablaban mucho de la agenda 2020, y de los propósitos que planificarían nuestro desarrollo y mejoraría las condiciones de vida del huila y de otras regiones, pues bien, ya estamos en el 2020 y todo ha empeorado, aunque ya los estamentos gubernamentales ampliaron el plazo por las agendas 2030 y 2040, la verdad, no vemos que se avecinen mejoras serias y que se hayan estructurados como propósitos nacionales, no sabemos para donde vamos.

En estos últimos veinte años, los huilenses hemos tenido que padecer buena parte de los problemas que el País no ha podido solucionar, aunque hace dos décadas, el huila por lo menos tenía una buena vía principal, el quimbo no existía y la seguridad ciudadana era más llevadera, también teníamos una mejor dirigencia, que pesaba en el concierto nacional y que luchaba por las mejoras de esta tierra, sin el protagonismo mediático que vemos hoy en día.

Pero volviendo al tema de nuestra región, vemos que el Huila parece no interesar en el desarrollo nacional, no somos tenidos en cuenta para nada, no nos mandan grandes inversiones públicas y las que vagamente llegan, se pierden en los bolsillos de sus administradores, no tenemos buena representación en este gobierno ni en los anteriores, elegimos a vagos e ignorantes que nos hacen pasar las peores vergüenzas a nivel nacional, en fin, el Huila parece ser un departamento invisible tanto para los gobiernos centrales como para nosotros mismos.

LA CADENA DE PROBLEMAS EN LAS EPS

Para iniciar quiero asegurarles que los problemas en las EPS no son solamente en las urgencias; además de la pésima atención y el hacinamiento que se presenta en los servicios de ese nivel los usuarios debemos tramitar autorizaciones, entre otras novedades, para entrega de medicamentos y citas con especialistas.

Resulta que por la cantidad de personas que deben realizar la gestión de las autorizaciones se presentan graves hacinamientos y la mayoría de las veces se pierden varios días. Como las citas con especialistas son extremadamente demoradas las autorizaciones pierden su vigencia ya que han sido expedidas, por lo general, con una vigencia de 3 meses; en muchas ocasiones, cuando otorgan una cita con un médico especialista, la autorización no sirve para nada y, entonces el paciente debe tramitar un nuevo documento y someterse, otra vez, al famoso hacinamiento.

Así es como se pierde mucho tiempo y se corre con el peligro de agravarse, ante cualquier evento de salud, y hasta morir. Eso sí es mucha injusticia.

Los pacientes no entendemos cómo es posible que los encargados de las EPS desconozcan que las autorizaciones son unos de los procedimientos que afectan más el servicio de salud en Colombia y que si reciben más afiliados debe aumentar inmediatamente el personal en general y también la planta de médicos y de especialistas.

Con motivo de los insistentes problemas en la prestación de los servicios de salud en las EPS, no hay ninguna duda que es la mayoría de trabajadores, pensionados y personas en general los que padecemos por la ineficiencia que se presenta.

Definitivamente la cadena de problemas en las EPS lo encabeza el hacinamiento que se registra por el alto número de afiliados; también se encuentran las limitaciones y trabas en la entrega de medicamentos, los pésimos salarios al personal médico y aún las deudas millonarias de las EPS con los hospitales del país.

Como paciente pensionado, con más de 72 años de edad, afiliado a la “Nueva EPS”, puedo asegurar que con la solución de los problemas conocidos también se beneficiarían las empresas prestadoras de servicios de salud; con una óptima atención médica y preventiva seguro que disminuirían las novedades por urgencias y hasta la muerte de pacientes.

Insisto en las EPS existen talanqueras, como las benditas autorizaciones, para demorar la atención en todos los niveles y en la entrega de medicamentos y, ante las numerosas fallas en urgencias e inconsistencias en los servicios en general, los pacientes vemos que, hasta ahora, los representantes del Gobierno Nacional y el Congreso no tienen mayor interés por mejorar el servicio de la salud de los colombianos; por eso tenemos sobrada razón para indicar, “el nuevo ministro del ramo y la Superintendencia de Salud tienen la palabra”.

EL AVIÓN DEL PRESIDENTE

Escrito por Hugo Fernando Cabrera Ochoa.

Hoy recuerdo un grafiti que había en la Universidad Surcolombiana en una época en que yo recorría los pasillos de esta alma mater, cuando cursaba mi estudios de pregrado, que decía: “El país se derrumba y el presidente de rumba”, y con el escándalo mediático armado por la utilización del avión presidencial Fokker 002, para trasladar a la Primera Dama, María Juliana Ruíz, junto a sus hijos Matías, Luciana y Eloisa, con destino al eje cafetero, específicamente al Parque Panaca, para celebrar el cumpleaños de uno de ellos.

Este hecho de utilización de la aeronave presidencial para un asunto privado de la familia del alto mandatario causó un tremendo remesón en los medios de comunicación nacional que hasta generó un bochornoso episodio entre la reconocida periodista Vicky Dávila y el Consejero de Comunicaciones del Gobierno Nacional Hassan Amín Abdul Nassar, no imagino a un jefe de prensa de la Casa Blanca con este nombre.

En medio del escándalo por esta situación, sentí que todo era un show para despistar a la opinión pública acerca de la realidad que vive el país y recordé un chiste que escuché acerca del Presidente de la República que hace referencia a un discurso proferido por éste que dice: “Compatriotas, en estos primero dieciocho meses de gobierno, nos hemos dado cuenta que estamos al borde del abismo, pero gracias a la Providencia Divina, estamos logrando dar un paso adelante”.

Y díganme si no es cierto. Los cultivos ilícitos han venido creciendo y el accionar delincuencial de las bandas criminales dedicadas al narcotráfico fortalecido su operación. Así mismo la inseguridad y violencia en las calles de las principales ciudades del país, no ha menguado y, por el contrario, la percepción por parte de los habitantes de éstas, cada día es más negativa.

Los grupos armados ilegales se han venido reagrupando y creciendo nuevamente, al punto que se han venido anunciando paros armados por medio de los cuales se amedrenta a la población civil y se desafía a la fuerza pública. No nos digamos mentiras, por más que los altos mandos de las fuerzas armadas digan que no pasa nada, a la gente le da temor movilizarse por las vías nacionales.

Portafolio presenta como titular en su primera página el día de hoy “El Producto Interno Bruto con crecimiento destacado, pero sin empleo”. Lo cual constituye una situación muy compleja dado que las oportunidades para los colombianos cada día son más escasas y la desocupación se convierte en uno de los mayores flagelos sociales existentes.

En temas de infraestructura no nos quedamos atrás, las vías están totalmente destruidas, si no me creen péguense un viajecito hasta San Agustín y podrán darse cuenta de la grave situación de las mismas, pero no hablemos solamente del Huila, vayamos al Meta o a la costa atlántica, al Caquetá, Putumayo o Nariño, todo es un caos.

¿Y quieren que los acabe de preocupar? El panorama no es nada alentador, no se vislumbran acciones claras por parte del alto gobierno para cambiar el rumbo del país, pareciera que a los más ricos este tema no les preocupa tanto y a los políticos menos. Mientras tanto divirtámonos viendo a Vicky sacándose los trapitos al sol con Nassar.