El suicidio de Mirna

mirnaSuicidarse es de cobardes o de valientes, según ópticas encontradas, ambas valederas. En todos los casos sorprenden brutalmente. Y más cuando se trata de personas jóvenes, exitosas, a las que –pensaría uno- el mundo les sonríe.

También es asunto que tratan de ocultar los familiares, como si fuese un acto vergonzoso y no el resultado de la decisión rotunda del autor. Casi todo suicidio es largamente premeditado.

La poeta Piedad Bonnet descubrió “el sentimiento trágico sobre la vida” que poseía su hijo (Daniel, de apenas 28 años), y contó en un libro conmovedor los episodios sucesivos que lo llevaron a lanzarse al vacío desde un edificio en Nueva York.

El trompo debería ser el símbolo de la política hoy

Es cierto. De manera gráfica, el exministro Alfonso Gómez Méndez considera que el símbolo de la política en la Colombia de hoy debería ser el trompo.

Hablamos en la radio del Huila (sistema AS) y dijo que “de cierta forma seguimos en lo mismo, la política no ha cambiado, se están viviendo las consecuencias, entre otras cosas de errores como los de Andrés Pastrana y Álvaro Uribe de haber acabado con los partidos en esta Nación, lo cual fue un gran error”.

El único país del mundo que le deja al Papa un ojo morado

Daniel Samper Ospina se ha consagrado como el más contundente observador de la realidad nacional. A su manera, despertando la risa de muchos y la rabia de otros tantos. Diciendo verdades con humor, especialmente negro. Enfrentando el poder desde un medio poderoso. Criticando a la alta clase social y política, a la que su familia pertenece. Capaz de burlarse hasta de su tío, el expresidente Samper. Y me imagino que también de su papá, el extraordinario Daniel Samper Pizano.