-AL AIRE-

La venganza de Lara sería dejarnos a Cielo Ortiz

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Hay tantos candidatos a gobernar Neiva como una manifestación de apoyo al alcalde Lara Sánchez, es decir, una veintena de personas.

Es como si se dieran cita un grupo de pescadores, en vísperas de una subienda del Magdalena. O, más parecido al caso, muchos sujetos atraídos por el rumor de una mina por explotar, en la que sólo estaba Gorky Muñoz, con una ventaja considerable.

El primero en saltar al ruedo ha sido el concejal Germán Casagua, un jovencito que heredó de su padre (parecido a un luchador de sumo) la curul, unas canchas sintéticas –que ha modernizado- y un taller de revisión de motos. Antes que pudiera formarse, fue adoptado primero y poseído después por una señora recién separada, con todo el arrojo que da la veteranía.

Cuando digo “poseído” me refiero al impulso, al sentimiento apasionado que es posible insuflar a un ser humano, que puede pasar de pusilánime a combativo.

Cielo Ortíz, la gerente de las Empresas Públicas, su novia y tutora, le sacó ganas al muchacho, ganas políticas, al punto de que renunció a la curul y empezó la campaña. Dicen que ella también aspira, tras largo aprovechamiento del cargo y las marullas aprendidas en las aguas turbias de las Ceibas.

Hay quienes piensan que no habría peor desgracia para Neiva que una eventual alcaldía de Ortíz, una venganza sin nombre de Rodrigo Lara Sánchez, excelente médico y una muy mala hoja de vida como funcionario público.

Otros pre-candidatos:

-Germán Rodríguez, actual gerente de Aguas del Huila. Contaría con el apoyo de los González Villa, Germán Trujillo (el zar corrupto de la alimentación escolar) y toda su larga cola infestada.

-Mateo Trujillo, buen muchacho, en formación y crecimiento, aunque ya no es fácil que supere los 1.60 mts.

-Carlos Mazabel, exsecretario de salud, poco recordado, a no ser que se mencione a los Pokemón de Cielo González, un grupito de tres gordos feos que hacían bullyng a los opositores de la entonces alcaldesa. Mazabel era Pikachu. ¿O era Casagua? O los dos?

-Juan Carlos Ramón, ahijado de Pedro Suárez y ahora amigo de Rodrigo Villalba. Destacado por Concejo Visible.

-Carlos Alirio Esquivel, actual diputado, del grupo de Hernán Andrade. No más.

-José Ferney Ducuara, antiguo socio de Héctor Aníbal Ramírez, hoy no tan cerca.

-María del Carmen Jiménez, dirigente social, sindical, buen discurso, aguerrida.

Mauricio Muñoz, con el inri de varias decisiones mal tomadas, aunque con mucha presencia en las comunidades y baluarte del senador Villalba en las ultimas elecciones.

-José Luis Castellanos, dirigente del magisterio, en la memoria de muchos porque fue víctima de un notario que le sacó pistola.

-Juan Carlos Ortíz, médico amigo de Lara Sánchez, esposo de una concejal “verde” que renunció a la curul sin sonrojarse.

Finalmente, ¿Cuál es la diferencia entre desgracia y calamidad? Desgracia que Cielo Ortíz siga en Empresas Públicas. Calamidad que fuera alcaldesa.

Pin It