-AL AIRE-

El diputado Oscar Urueña, de “caribonito” a exitoso político

El diputado Oscar Orueña, de “caribonito” a exitoso político

En su opinión, el alcalde de Neiva está mejorando y el gobernador empeorando.

Tiene 29 años. A los 21 fue concejal de Neiva y a los 26 diputado del Huila. Vive con sus padres y no se va porque siempre tiene deudas o compromisos que le hacen postergar la partida. Quiere ser gobernador, congresista, Presidente de la República. Tiene una novia hace seis años y están buscando un hijo. Cada junio le dice que se casan “el próximo año”.

La palabra liderazgo la tiene metida en el alma desde cuando estudiaba en el colegio Salesiano cuando perdió una pequeña batalla porque su contrincante tenía barba. Eso pensó aunque nunca logró una barba poblada y compensó con el cabello largo. Le hacía parecer mayor.

-Voy a la universidad y allí la experiencia de liderazgo y victorias electorales fue mucho más importante. Inicié siendo el representante de mi semestre (en Derecho) luégo representante de la facultad y posteriormente miembro del Consejo Superior de la Universidad Surcolombiana. De allí salí para el concejo de la ciudad.

Se convirtió en el concejal más joven de Neiva, en una corporación con maduros y viejos, por encima de los 40 y los 60 años. Estuvo un período en la corporación porque aspiró a la Asamblea y ganó.

-Cuando uno logra una zona de confort en una corporación de estas es muy difícil dar ese salto, cuando se llevan tres periodos siendo concejal y saben cómo es el manejo y cómo conseguir los votos entonces ir a una aspiración más allá se hace más complejo. Decidí un salto inmediato y me fue muy bien porque logré pasar de 1.300 votos del concejo a 10.200 para diputado. En ese proceso muchos se han hundido.

¿De dónde viene su vena política?

En la familia Medina, que es la de mi madre la política no les pega mucho, pero en los Urueña es distinto, ahí tengo muchos tíos como Reinaldo Urueña que fue gerente de las Empresas Públicas de Pitalito, estaba vinculado al DPS regional y siempre ha militado con el Partido Liberal.

El diputado Oscar Orueña, de “caribonito” a exitoso político

Jairo Urueña fue concejal, diputado y candidato a la Cámara y se quemó por 27 votos. Amparo Urueña ha sido una de las líderes barriales y sociales que más se mueve en Neiva.

Con ellos antes no tenía una relación tan cercana como ahora, se empezó a fortalecer cuando llegué al concejo, lo de antes fue por iniciativa mía porque mi padre no ha sido político bravo, fue registrador de Villavieja por 35 años. Era temeroso en las campañas y cuando yo aspiré al concejo de Neiva le pedí a mi papá poner un afiche en mi casa y no me dejó porque decía que él era el registrador, tampoco me dejó poner nada en el carro. Ahora de pensionado sí apoya al hijo.

Seguro de “la pinta”.

¿Alguna vez se pudo dejar la barba?

Nunca me salió. A veces me dejo el bigote y la "chiverita" de puro revolucionario.

-Yo siempre he sido de cambios extremos. En la universidad alcancé a tener una melena bastante larga, hasta los hombros, y un día tomé la decisión y llegué calvo. Como hasta marzo anterior tuve el cabello bastante largo y después me lo corté otra vez.

¿Le interesa mucho la presentación física?

Yo sé que eso es importante y en mi caso ha sido algo muy favorable y más con el voto femenino y con los homosexuales, pero no soy metrosexual.

¿Sugiere que le va bien con los homosexuales?

Eso parte de una experiencia traumática. Siempre he vivido por la cra 15 con calle 2, en Diego de Ospina, y por ahí funcionaban muchas peluquerías. Yo tenía unos 13 años y siempre los gais me perseguían. Un día descubrí que en una de esos negocios tenían una foto mía y entonces fui a romper los vidrios de la peluquería. Me volví homofóbico. Siempre tuve una barrera con los homosexuales.

Después en la universidad, un amigo –Oscar Suárez, cercano a la comunidad LGBT- me sentó a hablar con un grupo de 30 jóvenes gais en busca de apoyo político. A partir de ahí entendí su situación y me volví su defensor, tanto que al llegar a Café y Letras después decían "ahí viene mi novio Oscar Urueña". Las barreras se habían roto. Tengo una excelente relación con esa comunidad.

En ese paso por las peluqerías muchos han caído y terminan siendo homosexuales…(le comento)

El diputado Oscar Orueña, de “caribonito” a exitoso político

-Debido a eso hasta aproximadamente unos cuatro años siempre la persona que me cortaba el cabello era una mujer, no me dejaba tocar el cabello de un hombre y ahora sí, voy donde Fredy Casini.

¿Cómo le va con las mujeres?

Me va muy bien. Tengo familias donde todas las mujeres votan por mí, por bonito, según me dicen. Siento que mi mayor fortaleza en el tema electoral son las mujeres y ellas son más disciplinadas, organizadas en la política, para hacer campaña.

Hoy gozo de una relación muy estable, tengo una novia con la que voy a cumplir seis años y con la que estamos mirando a futuro. Mi hermanito menor tiene hijos y yo con 29 años aún no.

¿Cómo es eso de sentirse bonito?

Uno sabe que las condiciones físicas y la imagen en el gobierno, la sociedad, influye mucho. A mí eso me ha favorecido en algunos escenarios. Sin embargo en la universidad me decían que ganaba por “caribonito” y que yo era hueco. Entonces me tocó demostrar que no era un asunto de mis ojos verdes sino que estudiaba mucho.

He hecho parte de seminarios de investigación, tengo un libro que se llama 'La acción de repetición, eficaz o ineficaz' soy especialista, tengo una maestría en Gobierno y Políticas públicas de la Universidad Externado de Colombia.

En política siempre verde

¿Qué vueltas ha dado en los partidos?

Nunca he militado en un partido diferente al verde. Estuve tentado a ingresar al Polo Democrático porque era muy fuerte en las universidades publicas pero no me sentía 100% identificado con el Polo porque no he sido de la izquierda extrema, sin embargo participé de marchas y tiré piedras, hice parte de organizaciones de izquierda como 'Vanguardia universitaria y la 'juventud Comunista' pero había algo que no me identificaba y decidí militar en la Alianza Verde.

El diputado Oscar Orueña, de “caribonito” a exitoso político

Ingresé a los verdes por Carlos Amaya, hoy gobernador de Boyacá. Aquí en el Huila me conectaba David Cangrejo porque su hermano Iván fue mi mejor amigo por unos trece años. Hoy soy directivo nacional del partido y tuve la oportunidad de ser el primer director de juventudes. El partido se ha venido fortaleciendo a nivel nacional y local y ahí estoy dando la lucha.

¿Cómo anda Cangrejo jurídicamente?

Tengo entendido que se está defendiendo. Sé que tiene un abogado muy bueno que es Sheiber Cuenca, uno de los mejores abogados penalistas del Huila. A él lo juzgan por participación en política y eso lo hacen todos, la investigación no es por corrupción.

La gestión del alcalde de Neiva y el gobernador del Huila.

Usted y su partido verde eligieron al alcalde de Neiva, Lara Sánchez. ¿Cómo evalúa su gestión?

El primer año fue muy complicado, nefasto. El comienzo del segundo año también fue muy duro. Sin embargo, hemos mejorado ante la opinión. Al principio de cada 10 neivanos 9 hablaban pésimo de la administración. Después sólo 7. Y creo que seguimos mejorando.

Diferente es que uno comience mal y crezca, como en el caso del alcalde Lara, distinto a lo que ocurre con el gobernador del Huila. El alcalde puede mostrar más que el gobernador.

El gobernador tiene el mejor discurso, tiene muchas cosas en la cabeza, pero se compromete más de la cuenta y a todo el mundo le dice que sí.

Se hace necesario al finalizar este año modificar el plan de desarrollo porque hay muchas metas que no se van a poder cumplir porque la ejecución se quedó corta, los recursos no llegaron o algunas se hicieron inviables jurídicamente de cumplir, como hay otras que están ya proyectadas por encima de la meta y hay que modificar.

¿Hoy cuántas personas hablan mal o bien del gobernador?

En las encuestas que se hacen a nivel nacional Carlos Julio alcanzó a estar entre los mejores gobernadores del país. En este momento no está ni entre los diez mejores, lo que quiere decir que la percepción de la gente ha disminuido, está cinco-cinco y tiende a bajar. En el gabinete hay gente que se limita a ganarse el sueldo.

El diputado Oscar Orueña, de “caribonito” a exitoso político

¿Será por el tema de la corrupción?

No se puede negar que noticias como la de su cuñado golpean la imagen del gobernador

El papel de la Asamblea

Se ha dicho que las Asambleas no sirven para nada ¿Usted qué piensa de la Duma del Huila?

Yo creo que hay que darles más herramientas y más dientes y es la misma situación de los concejos municipales, se pensaría que si la Asamblea no aprueba algo los gobernadores no pueden avanzar y sí pueden hacerlo a través de decretos. Entonces la duma se vuelve algo de tramitología donde llegan unos proyectos, pero no tiene nada para ejecutar, hace un control político, pero si los órganos de control no avanzan entonces no pasa nada.

Yo he dicho que las asambleas y los concejos hoy no cumplen un papel determinante como debería ser, pero más porque la ley no les ofrece herramientas para poder actuar.

Los resultados del Partido Verde

¿Por qué le fue tan mal al Partido Verde en la elección de Congreso?

El Partido Verde creció de manera vertiginosa con la elección de Rodrigo Lara, dos diputados y cuatro concejales de Neiva, pero no ha sido fácil unificar todas las vertientes y corrientes.

Unidos hubiéramos elegido senador. Pero Diego Muñoz no logró la unidad en torno a su nombre. Le faltó tacto. La cuestión no es venir a mandar y decir qué hay que hacer. Hay que sentarse y escuchar a la gente para unificar criterios y él no pudo hacerlo con nadie, tanto que ningún concejal lo apoyó, de los 63 que tenemos, ni los diputados, ni los ediles. Yo estuve con el senador Iván Name a quien logré sacarle después de Mockus la mejor votación aquí en el Huila del partido verde para senador, fueron 2.500 votos y llegó con 45.000 votos.

Diego no le ganó en votos a ninguno de los candidatos a la Cámara en el Huila. Ahí se demuestra que él no era el candidato o debimos habernos quedado quietos y concentrar todos los esfuerzos en la lista a Cámara. Quedamos muy golpeados.

Yo siento que nada está escrito y que hay que trabajar fuertemente, ya mostramos que en 10 años del partido en el Huila sí ha crecido, pasamos de tener en el 2006 19 concejales y hoy tenemos 63 concejales, pasamos de tener 3 alcaldes en coalición a hoy tener 3 alcaldes propios.

Entendemos que hay unos alcaldes que son patilla, verdes por fuera y rojos por dentro, pero por lo menos son logros propios. Lo que necesitamos ahorita los verdes es unificar y poder avanzar.

Pin It