-AL AIRE-

“En el Huila no creemos en nada ni en nadie”: Germán Palomo

“En el Huila no creemos en nada ni en nadie”: Germán Palomo

Principios básicos de negociación a partir del cancionero popular: “Borracho no vale…”.

¿Cómo es el huilense de hoy?, le pregunto a Germán Palomo García, quizá el economista más sobresaliene de la región, creador de varias iniciativas regionales y colaborador de varios gobiernos y medios de comunicación.

Palomo tiene 68 años, cinco nietos y una diabetes que maneja a raya. Por eso hace treinta años no se come un tamal o una torta, y cada tres meses se practica un chequeo médico.

Separado hace más de diez años y con tres hijos: Alexander, economista de los Andes, Germán Ingeniero Civil, también de los Andes. Y Tatiana, médica pediatra neonatóloga de la Javeriana.

-Mis hijos nacieron en tres países distintos, Alex fue el único que nació en Colombia en el año 1975, el segundo que es Germán nació en Quito-Ecuador y Tatiana en Moscú, de manera que siempre digo que tengo las naciones unidas en mi casa.

 

¿Tuvo dos matrimonios?

Uno sólo, pero tuve dos parejas. Mi primera esposa fue Olga Sarmiento, la segunda Tatiana con quien estuve 17 años, pero no tuvimos hijos y creo se dañó esa relación por los dos hijos que ella tenía de su primer matrimonio. Luego viví trece años con una niña antioqueña que se llama Marta Helena Posada, ese fue mi periplo conyugal. 

 

“Si jodidos sobrevivimos para qué nos complicamos”.

-Con Roque González, por entonces (año 2000) gerente del Centro de Consultoria, hicimos un estudio y lo primero que establecimos es que “no puedo desarrollar lo que no tengo en la mente”.

 -Nosotros tenemos petróleo pero nunca nos hemos sentido petroleros, casi que decimos que es una responsabilidad de la Nación. Hemos visto las cosas al margen y yo no creo que no hemos cambiado mucho, aunque hemos avanzado. 

-Somos paternalistas, queremos que el papá nos haga todo, ya sea el biológico o el gobierno y la iniciativa está condicionada por eso.

 -Somos escépticos, no creemos en nada ni en nadie y eso es muy negativo, por eso Francis Fucuyama escribió un libro de confianza, porque quien no la tiene en sí mismo no va a progresar.

-Somos conformistas. Si toda la vida hemos estado "jodidos" y seguimos viviendo para qué nos complicamos; vivimos en el individualismo, muy malos para las causas colectivas, por eso cuando nos convocan a la unificación de objetivos y a generar trabajo en equipo somos malos.

-No tenemos visión de futuro, vivimos aferrados al pasado. Ese marco mental es muy complicado y no ha variado significativamente.

Como le dije hace poco en radio, la economía del Huila está estancada porque hace muchos años somos el 1.8% del PIB nacional. Nuestra economía crece pero crece más la de otras regiones, de tal manera que no superamos esa cifra.

Ese estancamiento genera un ritmo para sostenernos ahí, pero no para ejercer un liderazgo en otra parte. Decimos ser el principal departamento productor de café y eso es cierto, pero ese producto necesita que se le adicione valor y cuando miramos las exportaciones todavía dependemos de enviar el grano y ojalá estos desarrollos que estoy viendo en tostar el café y generar valor agregado se pueda consolidar.

En el tema de las frutas siempre hablamos de la cholupa que tiene certificado de origen y yo pregunto cómo hemos aprovechado esa ventaja, en cuánto han aumentado nuestras ventas que es la razón por la que se lucha por una certificación de esa naturaleza, aprovecharla comercialmente. Nos falta iniciativa.

 

¿Qué falla? 

La formación. Sin referirme a ninguna universidad, el huilense tiene que formarse más y tener mayor capacitación y formación en muchas cosas. En promedio un huilense estudia ocho años, es decir la mayor parte de la población llega al octavo grado, es el promedio.

Si le agregamos lo de ciencia y tecnología es donde más debemos hacer cosas porque en los temas de competitividad del departamento siempre tenemos debilidad en sofisticación y diversificación porque no generamos hechos nuevos desde el punto de vista de productividad y generación de nuevos programas o líneas de producción.

Estamos en el puesto 19 entre 26 departamentos de competitividad, lo que quiere decir que vivimos repitiendo las cosas cada año.

En cuanto a ciencia y tecnología hace cinco años empezó el Fondo de ciencia y tecnología con base en regalías petrolíferas y se decidió que un 10% se destinaban a promoverlas. En el Huila se aprobó un programa que se llamó socialización de la ciencia y tecnología que no tenía nada que ver con investigación sino que promovía en los padres de familia que esos temas fueran parte de la formación. Gastamos 21.000 millones haciendo esa socialización y no ganamos nada.

 

Engaños y regalías

La prensa local habla de muchos progresos y elogia a los gobernantes, pero no se ve el crecimiento….

Nos engañamos nosotros y al país. Un ejemplo, el reciente premio de las regalías bien invertidas en panela. Nosotros en el 2015 actualizamos la agenda interna y nos dimos cuenta que era un producto con muy buena opción que no aparecía como renglón priorizado en la agenda interna y propusimos vincular la panela en la apuesta agroindustrial.

Pero si yo premio un programa como éste con $1.200 millones, qué hacemos con los cuatro billones de mal manejo de las regalías, ahí es donde nos engañamos.

 

En el año 2011 se cambió el régimen de regalías buscando el desarrollo de aquellos sectores que tuvieran la posibilidad de tener nuevos renglones económicos y no ser tan dependientes de los hidrocarburos y la minería, pero eso nunca se ha cumplido. No es posible pensar que tengamos un premio por una inversión de mil millones cuando por otro lado hay corrupción con más de cuatro billones (como un ejemplo)

 

Hemos recibido mucho dinero de regalías en el Huila y no se ve el resultado…

Las regalías empezaron a ser importantes en 1979. Parte del origen del problema es que la nómina de lo que se llamaba secretaría de Obras Públicas aparecía en inversión y no en funcionamiento . Así empezó a distorsionarse el uso de las regalías.

Otro ejemplo es que cuando se hacía uso para contribuir a la celebración de San Pedro aparecía un programa en la Secretaría de Salud 'San Pedro Saludable' porque supuestamente había que garantizar una adecuada atención para la comunidad y no era cierto porque terminaba financiando alguna reina o pagaban parte de un reinado.

Cuando el gobierno cambió el régimen nos señalaron a todas las regiones y salió el término de la 'mermelada'. El ministro de Hacienda Juan Carlos Echeverry dijo "en lugar de que sean pocos entes territoriales que aprovechen esa plata y la malgasten, que sea para todo el país. Que la mermelada se esparza en toda la tostada". 

Lo que hizo fue multiplicar la corrupción y por eso yo no estoy de acuerdo con esa clase de premios porque no estimulan nada.  

 

A dónde fueron a parar las regalías.

¿Hay obras realizadas o realizaciones importantes con el dinero de las regalías?

Antes del régimen actual, el Sistema General de Regalías, se obligaba a invertir en acueductos, alcantarillados, en educación, no sólo infraestructura. Hubo una filtración de muchos programas que fácilmente se perdían en cuanto a sus objetivos.

Terminaron financiando con regalías los sanitarios en las casas de las zonas rurales. Pero no tenía que ser con regalías porque es sobre una propiedad; cuando se construía un acueducto pero no se garantizaba el agua potable y aparecía la infraestructura pero nadie miraba la calidad del agua. Por mucho tiempo esos sectores fueron privilegiados en el uso de las regalías. 

 

Borracho no vale, no señor 

Me sorprende que usted entregue lecciones básicas de negociación a partir del cancionero popular y el tema 'Borracho no vale'….

 Es un análisis que hice sobre una de las condiciones de nosotros los huilenses es que  somos muy malos negociadores. Y traje a colación esa canción tan vieja, de la década del cuarenta del siglo pasado. Es la negociación entre un ratón y un gato y el ratón sale ganando. 

 Cada uno de los párrafos es una verdadera lección, por eso lo llamé 'Principios básicos de negociación a partir del cancionero popular' porque allí se da cuenta que en cada una de esas canciones y particularmente en esa hay una lección.

 

¿Qué contenido fundamental tiene “Borracho no vale”?

 La canción comienza diciendo que "se estaba ahogando un ratón en un barril de vino y viendo al gato vecino le dijo ¡hey! compadre gato, compadézcase y sácame de esto que yo te prometo después de que me pase la borrachera que puedes hacer conmigo lo que quieras.

 Cómo es posible que el gato se haya dejado convencer de semejante argumentación, pero uno debe mirar que estas supuestas negociaciones nacen de una necesidad, la del ratón era no ahogarse, la del gato no era esa, para él ya muerto el ratón o totalmente borracho era más fácil que se lo comiera.

 Eso pasa en muchas negociaciones, no nos damos cuenta del origen de esa negociación y allí es donde empieza toda la trama. Fuera de ese error obviamente el gato le dijo al ratón que le iba a facilitar el que se repusiera, incluso dijo voy a dejar que se duerma un rato.

 Vuelvo al símil que estoy haciendo, cuántas negociaciones se hacen ofreciendo más de lo que el otro esperaba y ese es otro error. Mucha veces por ganarse un negocio se está ofreciendo más de la cuenta, eso quiere decir que se ha hecho un mal análisis; debemos prepararnos para negociar en cualquier escenario porque en la vida se termina haciéndolo en todo hasta en la familia, ya sea con la esposa o los hijos y todo es una negociación, no necesariamente los objetivos son comerciales y ese es el mensaje.

 

El economista macro, el gran funcionario

Yo como alguna vez dijo Daniel Samper: "uno pasa de la sala al comedor" siempre quise ser empresario o pertenecer a una organización con la cual tener futuro y lo conseguí en primera instancia. Terminando la universidad no había alcanzado a graduarme, me faltaba la tesis y fui nombrado como secretario ejecutivo de la Cámara de Comercio de Neiva, lo que hoy se llama presidente ejecutivo, en este caso en cabeza de Ariel Rincón y comencé a conocer lo que era la actividad comercial.

Recuerdo que Confecámaras estaba promoviendo una nueva condición, que era la de afiliados y me dediqué a visitar cada establecimiento comercial para llegar a esa nueva calificación y encontraba un rechazo total porque la gente no entendía la diferencia entre el registro mercantil y ser afiliado. Cuando uno les proponía afiliarse a la Cámara que daba ciertas ventajas la respuesta era que ya estaban registrados; por eso digo que temprano llegué a una relación muy directa con los comerciantes de Neiva.

Fui miembro de Confecámaras en representación de la Cámara de Comercio y tuve más contacto con empresarios de los distintos renglones económicos y eso empezó a gustarme, pero siempre aparecía el tema de la gestión pública y yo desde muy temprano fui seguidor del doctor Guillermo Plazas Alcid y empecé a vincularme a su movimiento.

Recuerdo que por la década del setenta del siglo pasado el doctor Plazas hizo una reunión en Algeciras para proponer un Plan de Desarrollo y todo eso se lo escribí yo y resultó como una plataforma de acción. Cuando él entró a la alcaldía de Neiva, la segunda vez, el municipio estaba en crisis desde el punto de vista económico e iba a ser embargado por el Banco de Bogotá cuando era presidente el doctor Jaime García Parra. Sin yo estar vinculado a la administración, Plazas me invitó a que lo acompañara a una cita para resolver el problema. 

Yo preparé un documento con la realidad fiscal y financiera de Neiva para plantearle al presidente una solución, lo acompañé y lo logramos convencer gracias a ese programa que hoy sería como un plan de pagos. 

Yo fui alcalde de Neiva en 1987, me nombró el gobernador Rodrigo Manrique Medina sin consultarme. 

Estábamos en Moscú en la primera embajada de Plazas Alcid. Yo venía de Ecuador donde viví por cuatro años y medio  porque fui gerente de la subsidiaria de una compañía americana para el grupo Andino y me iban a trasladar para Brasil. Cuando llegué a Colombia, el doctor Plazas me estaba buscando para ofrecerme un cargo diplomático en Moscú, por la experiencia internacional que tenía y el manejo de idiomas.

Estando en Moscú y a punto de ser nombrado presidente de Uniban, como gerente comercial para Europa del Este, Plazas me ofreció regresar al Huila y entonces regresé para ser contralor.

 

Veo un común denominador y es que tiene al Huila en su corazón por siempre, siendo usted un hombe más universal, ¿por qué?

Uno a veces recibe un comentario tan malo, desestimulante de alguien que nunca esperó, pero al día siguiente encuentra otro aliento en alguien que tampoco esperó y ese ha sido el Huila.

Viví trece años fuera del país y no recuerdo un día que no pensara que lo que estaba viendo se podía hacer en el Huila, siempre en mí aparecía la necesidad de que el departamento cambiara su criterio y cuando decidí regresar lo hice pensando en que todas esas experiencias recogidas se podían lograr aquí. Como ve, mi consagración es total al Huila.

 

 

Pin It