-AL AIRE-

La huella de Tamayo Manrique en el Sena

La huella de Tamayo Manrique en el Sena

Sin anestesia le pregunto a Luis Alberto Tamayo Manrique, director del Sena en el Huila, si con el cambio de gobierno se siente con un pie afuera.

Llegó a la entidad por un concurso de méritos el 9 de abril de 2012 y este ha sido su primer puesto público, a sus 56 años. Tamayo es un hombre alto, casi gordo, con una eterna sonrisa que contrae cuando la situación obliga a ponerse serio en las respuestas. No he escuchado una sola voz que ponga en duda su eficiente labor en el Sena, una de las pocas instituciones sólidas de la región.

Ser bonachón –y creo que lo es- no puede confundirse con debilidad. Tamayo dirige con disciplina y mano férrea todo un ejército de profesores, instructores, personal administrativo y de servicios, que funciona con exactitud para lograr los buenos resultados que hoy ostenta.

Sería bueno para el Huila que lo dejaran en el cargo, pero si sale como consecuencia del reparto burocrático del nuevo gobierno, deja una huella que marcará historia.

Tenemos de respaldo –responde Tamayo- una extraordinaria gestión con un gran equipo. Estamos contribuyendo para hacer del Huila un mejor departamento y tal vez lo que el poeta soñó "una verdadera tierra de promisión" desde todas las aristas que tiene el Sena, la formación de calidad, el emprendimiento de base tecnológica en el marco de la economía naranja que tenemos mucho para ofrecer, la innovación y todo el vector de ciencia y tecnología.

La huella de Tamayo Manrique en el Sena

En los últimos seis años hemos invertido alrededor de unos $55 mil millones –logrados por gestión propia- para modernizar el Sena Huila en infraestructura, equipamiento y tecnología, para que los huilenses aprovechen.

¿Ese dinero lo gestionó usted o le giraron de Bogotá?

En el Sena hay unos presupuestos fijos con los cuales nos abren cada vigencia y cuando hablamos de gestión es porque fueron adicionales y lo otro son gestiones del director y subdirector para lograrlo.

Un ejemplo es la Escuela Nacional de Calidad del Café. Son recursos que no estaban por ningún lado, pero con la presentación de un proyecto donde mostramos la importancia de la caficultura en el Huila, lo que contribuye al país con el 17% de la producción del café, los 83.000 productores que hay y el mejor café especial; el asentamiento de los mayores compradores internacionales en el departamento, el municipio mayor productor que es Pitalito y con base en todos esos argumentos y ese tejido que genera el sector cafetero en la consecución de empleo, en la construcción de paz… logramos que nos aprobaran alrededor de 3.500 millones de pesos para construir la primera Escuela Nacional de Calidad de Café y fortalecer la caficultura.

La huella de Tamayo Manrique en el Sena

El tamaño del Sena en el Huila

Ayúdenos a entender las dimensiones del Sena…

El Sena es una fábrica de oportunidades donde los gerentes públicos, subdirectores y el director general somos dinamizadores de procesos y eso hace que esa articulación sea buena.

La huella de Tamayo Manrique en el Sena

En el Huila el Sena tiene cinco centros de formación ubicados en las cuatro subregiones, norte, centro, occidente y sur; en el norte tienen impacto dos, el ubicado en Neiva que es el de la industria, la empresa y los servicios. El que está en Campoalegre es el Centro de formación agro industrial La Angostura, que sirve a 15 municipios, corregimientos y centros poblados.

En el centro tenemos otro que cubre ocho municipios, en La Plata está el que cubre cinco municipios del occidente y además pasamos fronteras y atendemos la parte nororiental del Cauca y el sur lo tenemos cubierto desde Elías hasta San Agustín, llegando a todo el Huila.

La huella de Tamayo Manrique en el Sena

Vamos con nuestros instructores y servicios a todos los rincones, a lugares donde a veces sólo sopla el viento, es un esfuerzo con alrededor de 600 instructores que atienden programas de formación titulada, complementaria, para desplazados, otro que se llama “Sena emprende rural” con el que atendemos el campo y hacemos que mejore, se le aplique tecnología, se formen unidades productivas, agro negocios y ahí hacemos todo un fortalecimiento para que los productores sean cada vez mejores, generen ingresos, salgan de la pobreza y sus dimensiones mejoren totalmente en forma integral.

La huella de Tamayo Manrique en el Sena

Tenemos distintos niveles de formación y modalidades, desde operadores, auxiliares, técnicos laborales y tecnólogos, especializaciones tecnológicas y técnicas, es decir que sin ser una institución de educación superior desarrollamos programas de ese nivel. Tal vez somos los que más cupos ofrecemos y mayor oferta tenemos. Podemos ofrecer anualmente 12.000 cupos para educación superior y 16.000 para técnicos y en todas las modalidades de formación ofrecemos unos 250.000 cupos al año y eso nos cuesta un gran esfuerzo pero lo hacemos con mucho compromiso.

El prestigio de la educación

¿Qué tanto peso tiene la educación que imparte el Sena?

La educación del Sena es de calidad que, pienso, muchas instituciones por no decir todas nos envidian. Nadie tiene la capacidad de infraestructura, ni tecnológica para ofrecer lo que el Sena en esos niveles de formación.

Un tecnólogo se forma en dos años y los egresados de cualquier nivel técnico o tecnológico tienen más oportunidades, son mejor recibidos y de más fácil vinculación laboral que un profesional; hay una confianza y credibilidad del sector productivo, el gremio y los empresarios en general porque nosotros formamos para el trabajo, las universidades forman académicamente y cuando se le pregunta a un empresario qué necesita responde que alguien que sepa hacer las cosas.

La huella de Tamayo Manrique en el Sena

¿También se dictan cursos de semanas o meses?

Hay diferentes modalidades, tenemos lo que popularmente se llama cursos cortos y que llamamos formación complementaria porque es la que fortalece las competencias de un trabajador que está vinculado. Para el que no ha iniciado ninguna formación tenemos los técnicos y tecnológicos y los que ya están formados les tenemos las especializaciones. Hay múltiples acuerdos con instituciones de educación superior para que continúen en la cadena de formación.

¿Cuáles son los cursos más solicitados en el Sena?

A la gente le gusta mucho todo lo que tiene que ver con comercio y servicios, por ejemplo Gestión Contable y Financiera, Dirección de Ventas, Sistemas, Desarrollo de Software, Análisis de Sistemas de Información, toda la parte tecnológica, electromecánica, electricidad, cocina, pero también con menos emoción o vocación tienen alguna tendencia por la producción agrícola, ganadería. Hay entusiasmo por la gestión ambiental, recursos naturales, gestión de empresas agropecuarias.

Casi siempre nuestra oferta está alineada con proyectos especiales, planes de desarrollo municipal y departamental, con el plan de competitividad y eso hace que sea pertinente con sectores de clase mundial; tenemos oferta en café, cacao, agroindustria de base tecnológica, turismo, piscicultura.

Casos de éxito

-De los chicos que fueron a México al concurso de robótica dos son de instituciones educativas, una del Liceo Santa Librada y otro del Piaget, han pasado por la tecno academia y les hemos inculcado el método científico y los hemos entusiasmado con la tecnología y la investigación.

Tenemos un servicio que se llama evaluación y certificación de competencias laborales para la gente que no ha tenido la oportunidad de pasar por la academia pero son empíricos que conocen, trabajan y saben hacer las cosas. El Sena les hace un reconocimiento y una dignificación con un proceso de evaluación riguroso al 100% y posterior certificación

Trayectoria y familia

¿Antes del Sena dónde estaba?

La huella de Tamayo Manrique en el Sena

El Sena es mi primer trabajo público, siempre estuve en la empresa privada. Empecé a tdrabajar en una fecha icónica, el 30 de abril de 1984 día de la muerte del doctor Rodrigo Lara Bonilla y no he parado nunca.

Trabajé en una compañía que me dio unas oportunidades muy interesantes porque me desarrolló técnicamente y tecnológicamente con muchas entidades, yo soy de base Ingeniero de Sistemas y fue una experiencia laboral extraordinaria. Después dije quiero ser empresario y empecé por hacer una especialización en la Universidad del Rosario en Administración de Empresas y monté mi empresa que se llamó Opisistem y la tuve alrededor de 16 años, venta de productos y servicios tecnológicos.

Fui docente universitario en pregrado, posgrado en forma presencial, semi-presencial y virtual en todos los esquemas y eso que era un accesorio en mi vida se me volvió una pasión. Fui decano de facultad, coordinador académico de una universidad, rector encargado y todo eso me sirvió para llegar al Sena. Hice una maestría en educación.

Conocí el Sena como instructor, coordinador de formación, administrativo, líder de calidad, gestor nacional de la red agrícola y ahora como director regional Huila.

La huella de Tamayo Manrique en el Sena

Hemos pasado por varias administraciones de directores regionales. A mi me nombró Luis Alfonso Hoyos, después siguió Gina Parodi, luego Fernando Rojas que era encargado, el doctor Prada, María Andrea Nieto y después José Antonio Lizarazo.

¿Cómo es su familia?

Somos mi esposa y dos hijos. Mi padre era garzoneño, liberal, algo exótico en sus tiempos. Mi madre es giganteña, Ligia Manrique. En mi ADN hay sangre liberal, pero nunca he sido activo político.

Me casé con Rosario Ortiz, bacterióloga y especialista en Microbiología y en Calidad de la Salud, de ahí nacieron nuestros hijos que son Andrea del Pilar, Administradora de Negocios Internacionales y Luis Alberto. Los dos viven en Boston. Por fortuna para mí ellos se mantienen, trabajan y estudian por su cuenta. Después de la muerte de mi madre hace dos años adoptamos a mi suegra y ella vive con nosotros.

¿Con qué se divierte?

Trabajar es la forma de gozarse la vida porque si no fuera así viviría amargado y no generaría esa energía propositiva, por eso puedo llegar a la casa a las 10 de la noche sin cansancio y pensando en qué más hacer.

Me gusta mucho la buena mesa, la buena compañía, me gusta leer, antes hacía deporte y juagaba tenis y basquetbol. Ahora prefiero que me digan gordito lindo que flaco desgraciado. En los chequeos médicos todo me sale bien. Lo atribuyo a una buena alimentación.

La huella de Tamayo Manrique en el Sena

¿Qué piensa de la vida?

Es una oportunidad para aprender permanentemente, sorprenderse.

¿Qué piensa del amor?

Es el motor de la vida y lo que nos da energía, ya sea por el trabajo, las mujeres, los hijos el paisaje, el territorio, los jóvenes.

¿Cómo le ha ido en el amor?

Muy bien, llevo casado 26 años.

¿Qué piensa del poder?

Empezaría diciendo la frase del maestro Echandía “el poder para qué”. Se debe estar proclive al servicio y al desarrollo porque de no ser así empobrece, desfocaliza, distorsiona, envilece.

¿La muerte?

Es el camino final, la puerta de llegada, lo natural que nos corresponde.

¿Si sale del Sena qué piensa hacer?

Volver a los emprendimientos, es decir a desarrollar iniciativas que generen riqueza, empleos y me generen bienestar, además continuar con mis pasos en la academia. Pienso contribuir con toda una experiencia y una fuerte formación, con un gran desarroloo en lo personal y profesional, en lo académico.

Pin It