-AL AIRE-

¿Qué están tramando María Vidal y Jairo Pinzón, de Constructora Santa Lucía?

¿Qué están tramando María Vidal y Jairo Pinzón, de Constructora Santa Lucía?

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 La Directora de Justicia de Neiva, María Vidal, la misma que en un berrinche ordenó el cierre de un salón de belleza porque no le gustó el peinado que le hicieron, se niega a actuar con diligencia frente a un caso muy grave: la ocupación del espacio público y el zarpazo a zonas verdes de la ciudad.

Las denuncias por la ocupación abusiva comenzaron en 2009, pero la alcaldía de entonces “embolató” los documentos, que ponían contra la pared al empresario Jairo Pinzón, dueño –entre otras propiedades- del centro comercial Santa Lucía Plaza.

Pinzón no solamente encerró la amplia zona sino que (seguramente para aburrir a los vecinos) montó un criadero de gallinas ponedoras (más de 150, según inspección policial) y parece que también una marranera. Los afectados viven en la urbanización Altos de la Ferreira y Villa Café “que colinda con las viviendas y la laguna de Curibano o zona de reserva natural del mismo sector..”.

En documento fechado el 9 de octubre de 2017, el Secretario de Planeación, Rafael Hernando Yepes, cita al arquitecto Jhon Rosado en respuesta al personero: “…se manifestaba la ocupación indebida del espacio púbico y construcción en zona de protección”.

Pinzón está construyendo sin licencia (bodegas y viviendas), con una supuesta autorización de la curaduría segunda de Neiva.  “Y tiene un criadero de aves de corral y otros, actividad que no se puede desarrollar en el área urbana de la ciudad, con el agravante que la mayoría de estos elementos están en una zona de protección (espacio público)”.

En referencia a las actuaciones legales más cercanas, presionadas por los vecinos y especialmente por la señora Ximena María Canales Quiroz, es evidente que María Vidal no está defendiendo –sospechosamente- los intereses de la ciudad.

 Y tiene un secuaz eficiente, el inspector segundo de policía de Neiva, Jorge Paolo Valderrama Perdomo, capaz de dilatar y enredar como sea posible el asunto. Paolo y otros funcionarios se citaron en marzo de este año para estudiar el problema y decidieron aplazar para julio, sobre el terreno, las denuncias conocidas.

 Paolo (el inspector), Rosado (de Planeación), el Secretario de Ambiente y el representante legal de la Constructora Santa Lucía se demoraron poco en la audiencia porque cayeron en cuenta que es necesario un levantamiento topográfico. La fecha de una próxima visita no fue definida.

 Todos vieron las obras que se están realizando, incluso una pequeña carretera que parte el predio. También la ocupación irregular de las zonas de reserva, los abusos ambientales y la incipiente urbanización. Pero Paolo, subalterno de María Vidal (seguramente como parte de la orquesta) dejó el asunto en suspenso, sin definir fecha próxima de reunión.

 En estos temas, decide la directora de justicia, frente a un alcalde indiferente o atolondrado. El secretario de gobierno, Hugo Alberto Llanos, no pesa en la administración. Y como que ya no le hablan.

Pin It