-AL AIRE-

La tragedia de Mocoa se puede repetir en el Huila: Director de la CAM

La tragedia de Mocoa se puede repetirse en el Huila: Director de la CAM

Sobre El Quimbo todavía hay incumplimientos de Emgesa

Los municipios –incluyendo Neiva- se jactan de ejercer autoridad a través de fuertes operativos sobre los vendedores ambulantes, pero el gran peligro lo tenemos en asentamientos irregulares que se presentan a lo largo del departamento a orillas de los ríos, con riesgo inminente de enormes tragedias.

Un desastre como el ocurrido en Mocoa puede presentarse en el Huila, donde la totalidad de las cabeceras municipales muestran un panorama de riesgo, según Carlos Alberto Cuéllar, director de la CAM, Corporación Autónoma Regional del Alto Mgdalena.

-El problema es que normalmente el colombiano opta por ubicar su vivienda cerca al río (incluso tenemos muchas canciones que lo celebran con orgullo). La situación es de peligro y urgen planes de reubicación. Las normas en Colombia son enfáticas al respecto: todos estos programas de vivienda que oferta el Estado deben darle prelación a la población que se encuentra en vulnerabilidad por riesgos como estos, son amenazas que guardadas proporciones pueden llegar a ser similares a las que tuvimos en Mocoa. 

Cuéllar dice que los POT (planes de Ordenamiento Territorial) deben ser actualizados con urgencia, con la definicion de unas zonas de exclusión por presencia de elementos ambientales como ríos, rondas, zonas de reserva o algunas por riesgo porque son potencialmente inundables. Los asentamientos son una gran preocupación.

-Nosotros hemos apoyado muchos municipios con los estudios de Amenaza, Vulnerabilidad y Riesgo y encontramos buena parte de algunas cabeceras urbanas con amenaza natural, están ocupadas por población vulnerable en asentamientos. 

 

La alarma ante autoridades municipales

La tragedia de Mocoa se puede repetirse en el Huila: Director de la CAM

-Hay una realidad y es que los asentamientos en condición de riesgo o en zonas no aptas para el desarrollo urbano deben ser la prioridad de cualquier administrador municipal. A veces se ven grandes operativos en contra de vendedores informales o personas que se ubican en espacios públicos pero la mayor problemática en términos de inadecuada ocupación de espacios territoriales se está dando por el desarrollo de estos asentamientos.

Por tanto –recomienda Cuéllar- el accionar de las administraciones, de la mano con las fuerzas de policía, debe estar concentrado en evitar a toda costa que estas zonas se desarrollen porque cuando se van consolidando terminan desatando una problemática ambiental. Nos buscan cuando el problema es incontrolable, cuando comienzan a generar vertimientos. La gente hace sus necesidades, desarrolla su vida, agranda el problema.  

 

¿Esa situación se presenta en Neiva? 

Sí, claro. Por cifras de la alcaldía, Neiva tiene unos seis mil familias asentadas en zonas de vulnerabilidad. Y hablamos de otra población que se está desarrollando en zonas no indicadas por el Plan de Ordenamiento. Se debe hacer de inmediato un ejercicio de control urbano.

 

Una tragedia como la de Mocoa

Cuando dice que puede pasar lo que ocurrió en Mocoa,  ¿en qué municipio está pensando?

Podría mencionar al menos ocho municipios sobre los cuales tenemos y hemos entregado estudios. Hay asentamientos que se encuentran en zonas que identificamos como de alta vulnerabilidad por fenómenos naturales. En ese escenario no es descabellado pensar que pudiera ocurrir alguna catástrofe en alguno de los municipios donde existe población asentada en sitios inapropiados y con una infraestructura precaria.

 

Con base en los estudios, Campoalegre en el sector de Río Frío, tiene unas 300 viviendas en condición de alta vulnerabilidad. Los programas de gobierno deben estar orientados a la reubicación de esa población, cuya responsabilidad no es de la CAM sino de las alcaldías, las autoridades municipales.

Los estudios de amenaza en ningún momento indican que la población sea desplazada, lo que buscamos es que se generen soluciones urgentes. 

 

La catastrófica situación de las vias

¿Qué peligros tenemos hoy con las vías del departamento? 

Las vías del Huila tienen una situación bastante critica, más aún cuando se le ha entregado la responsabilidad total a los contratistas. El mantenimiento se ha dejado al operador vial.

 

Basta con recorrer las vías hacia el sur. Hoy ni siquiera hay mantenimiento a la maleza. Este es un tema que trasciende la competencia de la corporación. Ante la creciente de un río  terminaremos perdiendo la infraestructura vial y eso hace que quedemos incomunicados.

 

Es evidente la crisis en Perincongo, Altares, en la vía Suaza-Florencia. El factor de riesgo podría disminuir con una adecuada administración.

 

¿La administración –municipios, departamento- tienen los mecanismos para efectuar esos controles?

El problema aquí es que si existe alguna situación crítica financiera que parece que es lo que ocurre con el concesionario vial no hay quién responda y eso es absurdo porque existía un Instituto Nacional de Vías que debe atender las vías de primer orden del país y que esa responsabilidad no puede ser delegable a un contratista y si éste colapsa financieramente deberá el Estado garantizar esa solvencia económica a esa área y después generar los mecanismos de cobro.

 

Los problemas con El Quimbo

La tragedia de Mocoa se puede repetirse en el Huila: Director de la CAM

 

¿En qué va el asunto de “El Quimbo”, los reclamos de los huilenses y la respuesta de Emgesa?

 

Nosotros hemos sido siempre muy beligerantes en términos de lo que nos corresponde.

 

Estoy hablando de ocho años desde el proceso de otorgamiento de licencia y hemos tenido diferentes momentos. Hay que pasar la página en algún momento, el Quimbo es un hecho más allá de toda la oposición social o institucional, de lo que haya ocurrido.

Lo único que estamos solicitando como autoridad regional en aspectos ambientales y como huilenses es que se le cumpla a la población. Hay una cantidad de obligaciones que aún no han sido cumplidas por la compañía. Queremos tener una interacción con esta empresa operadora de cara a que se le de cumplimiento total y oportuno a todas las exigencias. 

 

¿Nos hemos dedicado a suplicar cumplimientos?

Siempre hemos pretendido que la Agencia Nacional de Licencias Ambientales fuese un poco más estricta.

Hemos emitido un buen número de medidas preventivas de cara a los incumplimientos que ha generado el proyecto y estas han sido trasladadas a la ANLA,  pero no hemos encontrado un eco como esperaríamos que ocurriera.

 

¿Hay laxitud de parte de la ANLA?

Es un tema que dejaría en manos de los organismos que se encargan de controlar este tipo de situaciones, la información ha sido documentada.

 

¿Hay algún parecido con Hidroituango?

La tragedia de Mocoa se puede repetirse en el Huila: Director de la CAM

Son proyectos totalmente diferentes pero sí hay relación con lo que tiene que ver con la premura al momento del llenado.

En ambos casos hubo urgencia del llenado, cuando no existían las condiciones óptimas. En el caso del Huila fue la corporación la que impuso la suspensión del llenado en 2015 a los dos días que conocimos del inicio y nos dimos cuenta que no se había retirado la biomasa y que esto podía generar problemas graves en la calidad del agua y el recurso hidrobiológico que hay en el río, pero aun así el llenado se adelantó y ahí entra a hacer parte la ANLA dentro de su competencia y termina sancionando a Emgesa.

En Ituango pasa algo similar, por qué iniciar el llenado cuando estaban apenas terminando de hacer el dique o la presa no estaba terminada.

 

La diferencia es que allá se les cayó el dique y aquí no…

 

Allá se les cayó la descarga de fondo. En el caso del Quimbo eso no ocurrió pero lo que siempre nos llamó la atención fue que alguna parte de las obras civiles no fueran culminadas hasta después del inicio del llenado y el retiro de la biomasa que para nosotros es importante en lo ambiental.

 

¿Cuál es la mayor urgencia que tiene la CAM con el Quimbo?

De cara a lo que ocurre en Antioquia tiene que ver con la presentación del plan de contingencia al cual se encuentra obligado el ejecutor del proyecto. Hemos requerido de manera reiterativa a Emgesa a través de la ANLA y otras autoridades que la compañía presente ese documento, lo han hecho alrededor de cinco veces todas sin la rigurosidad técnica que se espera tener y por eso no cuenta con la aprobación de la ANLA. 

Lo que se aspira de un proyecto como ese es que todo el esquema de gestión del riesgo se encuentre debidamente advertido previo a que se comience a generar la situación de amenaza que en este caso es el embalse. No podemos ser muy críticos en lo que tiene que ver con la posibilidad de colapso de la presa. En ningún momento hemos generado ningún tipo de alerta ni esperamos que ocurra, pero cuando uno habla de riesgos tiene que analizar escenarios incluso catastróficos.

 

¿La versión de supuestas filtraciones es cierta?

Esa situación se dio en algún momento y la compañía entró a hacer mantenimiento a túneles de galería. Las filtraciones en el dique siempre han estado allí desde el inicio del llenado. Hubo una cantidad de videos que se filtraron por redes sociales e hicimos unas verificaciones encontrando que había unos caudales de filtración. Se hizo una reunión con expertos del ministerio de Minas y Ambiente hace unos tres años y lo que nos informaban es que las filtraciones son algo normal en una presa hasta ciertos niveles definidos y para el caso Quimbo estaban por debajo de lo que sería crítico. 

También nos aclararon que las filtraciones cuando vienen con material disuelto tienen una condición de alerta, pero en este caso las que se tienen son con agua muy limpia y eso muestra en la parte de verificación preliminar que no se está generando ningún tipo de erosión al interior de la presa. 

 

¿No hay inminencia de una catástrofe?

La tragedia de Mocoa se puede repetirse en el Huila: Director de la CAM

Nunca hemos tenido en este tipo de situación. Pero estamos en una zona de alta sismicidad, toda Colombia, por estar en la cordillera de los Andes. Desde el punto de vista geológico las cordilleras se están moviendo permanentemente y por eso tiembla,  aunque este tipo de estructuras están diseñadas para soportar unos niveles muy elevados, pero aun así una situación catastrófica puede llegar a ser posible y ante eso lo que hay que tener es a la población informada y debe ser la prioridad de la compañía y de cada una de las instituciones.

 

En gran resumen sobre el Quimbo ¿hoy estamos volteando la página sobre los peligros?

 

Siguen habiendo algunos pendientes de cumplimiento en términos de compromisos de compensación, en temas de riesgo. En el momento en que el embalse se construye y se obstaculiza el cauce y se llena un embalse de ese magnitud se genera un factor de riesgo que no podemos obviar en ningún momento, con una baja probabilidad catastrófica y esperamos que haya una mayor interacción de parte del ejecutor del proyecto con la comunidad para poder generar esos espacios de conocimiento.

 

Toda una vida en la CAM

Carlos Alberto Cuéllar está al frente de la CAM desde 2014 y su período se extiende hasta diciembre de 2019.

Lllegó a la entidad 20 años atrás para realizar su pasantía antes del título de ingeniero agrónomo. Trabajó en diferentes cargos desde el nivel técnico hasta el directivo en casi todos los que tiene la corporación.

Fueron 15 años antes de ser director trabajando principalmente en la Unidad de Gestión Ambiental, en agricultura limpia, producción sostenible, planeación, ordenamiento de territorio y luego autoridad ambiental.

-Hemos venido consolidando un departamento mucho más amigable con el medio ambiente. La corporación es una herramienta para llegar a ese objetivo final que es el cambio de la forma de pensar de cada uno de los huilenses.

Por la misma formación profesional que tengo creo que no cabe duda que el único que genera disturbios al ecosistema es el ser humano, todos los otros actores actúan conforme a la naturaleza, pero el ser humano lo hace con fines de explotación, extractivistas y es la misma dinámica de la humanidad, pero debe ser siempre desarrollada de una manera respetuosa con el entorno y es precisamente lo que buscamos con este proceso.  

La tragedia de Mocoa se puede repetirse en el Huila: Director de la CAM

 

Me imagino que ha hecho más enemigos que amigos, ejerciendo autoridad….

Se generan ciertas molestidas en algunos sectores que normalmente no percibían el ejercicio de la autoridad ambiental como una necesidad.

He sido reiterativo en el hecho de que la autoridad no existe para sancionar, lo que quisiéramos es coexistir con los ambientes de la producción para poder garantizar estrategias de gestión ambiental que logren un desarrollo productivo armónico con el medio natural y ese hecho hace que una empresa no resulte entendiéndose en temas de autoridad porque simplemente lo que hace es dar cumplimiento estricto a lo que la normatividad dice y en ese sentido se genera cierto nivel de inquietud en toda la comunidad el accionar de la corporación, pero hemos venido tratando de ser una tarea muy objetiva. 

 

¿Tiene la CAM suficientes dientes para hacerse respetar?

Los dientes no llegan hasta donde deberían estar porque imponemos medidas administrativas pero a veces la gente no reconoce la autoridad bajo ese ámbito y tenemos que interactuar con otras autoridades a las cuales normalmente se les tiene cierto nivel de respeto como la policía y otras. Nuestro personal ha tenido inconvenientes de orden público precisamente por la acción que realizamos. 

 

¿Los huilenses conocemos la dimensión de nuestras riquezas naturales?

Es importante decir que que nadie ama lo que no conoce y los huilenses no conocemos toda nuestra riqueza natural. No sabemos que tenemos seis parques naturales regionales, unos distritos de manejo integrado que son únicos a nivel nacional, una representatividad de ecosistemas desde páramos hasta desierto.

 

Cuando alguien nos pregunta qué lo llevaríamos a conocer del Huila sólo sabemos de un par de sitios. Lo que queremos es que la gente conozca el patrimonio cultural y lo respete. 

 

En familia

-Yo tengo una familia muy bonita, tengo un par de hijos que amo y todo un entorno familiar común y corriente que quiere y ama. Trato de mantener al margen lo que tanto amo de mi actividad porque a veces la mezcla no es conveniente.

 

¿Qué edades tienen los niños?

Mi hija tiene 8 años y mi hijo 1 año y medio. 

 

¿Su esposa qué hace?

Ella es abogada, en este momento tenemos unos proyectos importantes de cara a este nuevo escenario que es el de la salida de este ejercicio en la corporación y también familiares importantes. 

 

¿Podria pretender la reelección? (Su antecesor, Ariel Borbón, estuvo 12 años en la CAM)

Yo llegué a esta cargo por la gracia de Dios, soy muy creyente y pedí que si había esa oportunidad se diera, mi presencia y permanencia en la CAM se dio de cara a una condición técnica, llegué de 20 años a hacer mi pasantía. He querido que las cosas se hagan de la mejor manera y siento que en un cargo público no hay que aspirar a perpetuarse y a buscar réditos producto de un accionar que como servidor tiene que hacer, tratar de proyectar una entidad de cara al beneficio social pero no buscar nada político.

Puedo decir que la participación en política para mí es muy ajeno, me siento poco experto en esos temas y para eso también hay que tener vena. Trato trato de marginarme de muchos de esos espacios sociales que se generan producto de ser director de la corporación, buscando tranquilidad. 

 

¿Entonces quedamos en que no va a aspirar a otros cuatro años en el cargo?

 No lo creería.

Pin It