-AL AIRE-

“Señor Spielberg, tengo 8 años, vivo en La Plata, Huila, quiero ser director de cine”

Herney Luna

La historia conmovedora de Herney Luna, sufrida pero con final feliz.

Herney Luna

 Ese muchachito pobre que se subía a la copa de un árbol para ver las películas que proyectaban en el viejo teatro de La Plata, Huila, es hoy uno de los más renombrados directores de la televisión nacional (Allá te espero, Diomedes Diaz, Pura Sangre, Juegos prohibidos). Y figura internacional con series como “Sin tetas sí hay paraíso”, entre otras. 

Herney Luna, al frente de producciones donde hay muerte y dolor, se estremece al escuchar “Noches Plateñas”, una vieja canción que hace referencia a su pueblo de origen.

-Me emociona porque me recuerda mi niñez, todos esos momentos en el río de La Plata al lado de mi mamá y mis hermanos. Uno de ellos, que toca la guitarra,  interpretaba esa canción mientras almorzábamos. Me regreso a momentos tan especiales que pude compartir con mi familia.  

Luna (42 años) admite que “esto no ha sido color de rosa, pero el consejo es que no se puede tirar la toalla ante el primer problema. Hay que creer en los sueños, incluyendo ser zapatero si eso es lo que se quiere….”. 

Su historia de vida es conmovedora y bonita, como esas películas donde se sufre mucho pero al final se aplaude. El protagonista siempre sonríe, no importa la adversidad o el desafío. Sueña con ser Steven Spielberg y se atreve a escribirle: “Soy un niño de 8 años, vivo en La Plata. Me gustaría ser director de cine. Si requiere de mis servicios puede escribirme a la calle 2 No. 10-42 en La Plata (Huila)”

Herney, que tiene voz de viejito (por teléfono) pero al verlo aparenta menos edad de la que tiene, se divierte contando aquellos años de niño:

-Estaba muy pequeño, como de 7 años. Estudiaba en la escuela Pedro María Ramírez en segundo de primaria. Mis hermanos siempre han estado muy pendientes de mi porque hicieron como una labor de papá. Crecimos sólo con mi madre que es una mujer luchadora. Ellos vivían muy pendientes de lo que me gustaba y el hermano que cantaba veía que a mí me gustaba la poesía y me enseñó unas costumbristas de Emilio Duarte en las que uno podía narrar historias y desde ese entonces declamaba.

Me volví el estudiante que en todas las izadas de bandera participaba en las presentaciones culturales y me gustaba mucho porque sentía que estaba contando una historia y eso me fue acercando mucho a esta afinidad con la televisión.

Herney Luna

Obviamente nunca obtuvo respuesta de Spilberg o a lo mejor nunca le llegó la carta, pero él vio que su hermano la puso al correo. Le advirtió, eso sí, que la respuesta se demoraría mucho porque el viaje de la carta era muy largo, Bogotá, Estados Unidos, un estudio de televisión, casi la vuelta al mundo.

Su hermano le alimentó el sueño de director y sabiamente le dijo: "la respuesta de lo que usted quiere está en su corazón, usted tiene un sueño, unas ganas de hacer algo en su vida con lo que le gusta, lo que tiene que hacer es seguir alimentándolo por el resto de su vida y tiene que iniciar desde ya”.

La decisión familiar fue irnos a una ciudad más grande, a Pitalito. En Pitalito estudié un tiempo y alcancé a hacer el primer y segundo año de bachillerato. Pero yo quería una ciudad más grande y entonces me enviaron a Cali a terminar el bachillerato. Paralelo yo estudiaba en las noches Artes Escénicas, en una escuela que se llama Instituto Popular de Cultura.

Eso era lo mío. Con el esfuerzo de mi madre, humilde y trabajadora, que ha vendido de todo, y el firme apoyo de mis hermanos, también humildes y esforzados, empiezo a prepararme. Viajo a Roma donde hago una especialización de cine.

Cuando regreso me encuentro ya con la industria de la televisión, me dan la primera oportunidad de codirigir un proyecto que se llamaba “Perro Amor” y después “Por qué diablos”. Ahí me gané poco a poco el respeto del elenco; trabajaba con actores muy reconocidos como Víctor Mallarino, Frank Ramírez, Carmenza Gómez, gente con unos niveles impresionantes. 

La primera oportunidad que me dan para dirigir es en una serie que se llamaba Hacienda Viva, un formato interesante en el que se contaban cosas durante una semana. Se emitía por RCN y de ahí el canal me invita a hacer parte y dirigir  'Juegos prohibidos'. Hago esta primera novela, con la fortuna de que al público le gustó mucho y me gané mis primeros premios como director en los India Catalina y Tv y Novelas. Ese reconocimiento me sirvió para disparar mi carrera.

Herney Luna

Me firmaron exclusividad en el canal y el señor Ardila Lulle, padre, me llamó y fueron diez años en los que pude hacer varios y exitos proyectos.

'Pura Sangre', que fue el segundo proyecto que hice, marcó un momento muy importante para nuestra televisión. Hicimos un aporte en lo estético y lo audiovisual porque fue la típica novela pero contada de una manera moderna. Los nuevos proyectos fueron bendecidos y hechos con todo el cariño, humildad y las ganas de querer aportarle algo al público que ha sido mi intención con el oficio. 

Los hermanos que fueron padres

-Son dos, el que cantaba que me enseñaba las poesías y era como mi ángel creativo, el que me decía venga le enseño a cantar, me daba clases de guitarra y me ambientaba en lo que me gustaba del arte, ese se llama Pedro. 

El otro se llama Juan. Es el filósofo, vive en Pitalito, tiene un almacén de semillas y sigue siendo un sabio de la vida, un ser humano maravilloso que me fortaleció mucho como persona, el que me dio las herramientas para soñar. Los dos me dieron fortaleza, me mostraron el camino. Pedro, Juan, mi madre y mi hermana Nury, ellos como familia han sido para mí una fortaleza. 

Los aplausos

Herney Luna

¿Cuál de las producciones le ha traído más aplausos y saisfacciones?

 Las series son como los hijos, uno termina queriéndolos mucho y mimándolos y a mi cada una me ha dado unas gratificaciones enormes.

 El primer proyecto que hice como director fue 'Juegos Prohibidos'. Me dio el primer reconocimiento a nivel nacional. Despues vino 'Pura Sangre' que fue como consolidarse.

 El proyecto 'Allá te espero' fue una serie que grabamos en Nueva York y en Colombia. Para mí fue gratificante estar parado en el Times Square rodando son Sebastián Martínez, Valentina Rendón, Mónica Gómez, Diego León Hoyos, un elenco grande y nosotros con los permisos, la policía custodiándonos y grabando escenas como lo hacen las grandes compañías de cine.

 Francisco el Matemático fue complicado porque eran 25 chicos en escena y era un dolor de cabeza manejar tanto joven, pero cuando hay disciplina y existe un rigor los chicos terminan entendiendo cómo es y terminó siendo un proyecto muy lindo. 

Diomedes Díaz fue increíble. En la Guajira entendí porqué Gabriel García Márquez tenía ese realismo mágico tan maravilloso. Me aportó muchísimas cosas hacer esa serie de un personaje tan conflictivo, talentoso, irreverente, un rock stars colombiano pero también con todas sus cosas de artista y sacar una historia de las entrañas de un luchador de sus sueños. Fue para mí un reto poder narrar una historia tan controversial como Diomedes Díaz. 

Con y sin senos sí hay paraiso

Herney Luna

-Todos los créditos de ese proyecto son de Gustavo Bolívar que es el autor y libretista, él es un personaje muy interesante en este tipo de narrativa popular. Conoce muy bien lo que la gente quiere ver y esta es una historia que refleja nuestra idiosincrasia. Recoge todo esto de prepagos y narcotráfico que ha golpeado tanto a nuestro país y a nuestra sociedad y los pone en un contexto dramático y un lenguaje televisivo. 

Hubo una primera serie en Caracol y fue un exitazo. Luégo Telemundo se interesa por ella y le dice a Gustavo que quieren hacer una saga de esa historia y Fox Telecolombia junto con Gustavo -que han trabajado toda la vida- deciden negociar el proyecto y es un éxito en Estados Unidos. Me invitaron a hacer esta temporada que es la cuarta, estoy iniciándola. Mientras que en Colombia apenas se mostró la segunda, esta semana se termina la tercera al aire en Estados Unidos con unos índices de audiencia impresionantes.

La vida familiar  

¿Por qué le dicen “el semental Luna”? 

Eso es muy simpático. Yo soy un bendecido porque tengo unos trillizos con mi esposa. Nacieron hace tres años. Se llaman Miranda, Lorenzo y Lourdes. Además tengo otros dos hijos de mi primer matrimonio que se llaman Tomas y Martín, seguramente es por eso que me dicen así, ya son cinco y no voy a tener más. 

 

¿Cómo llegan trillizos?

Hay una herencia por parte de mi esposa y mía, tenemos cosas que ayudaron a que eso pasara y que le tocara a nuestra generación. 

 

¿Es un calvario cuando llegan tres a la vez? 

Herney Luna

Es mágico tener tres chicos al mismo tiempo diciendo quiero hacer pipí, hacer popo, comer. Obviamente tenemos una ayuda enorme de mis suegros, ellos han sido unos escuderos porque solos no podríamos. Además yo estoy mucho tiempo fuera de casa por los rodajes.

Mi esposa es Valentina Cuervo, comunicadora Social y Periodista. Trabajó en  RCN en farándula y en el noticiero.  Se ha dedicado estos tres años a nuestros hijos, que nos los llevamos para Pereira a una casita que tenemos para poderlos criar. Aquí aquí en Bogotá es muy difícil por el tema del clima. Tenerlos es una bendición, es algo hermoso poder disfrutarlos porque como hermanos son una locura, se quieren mucho y como todos pelean y vuelven y se reconcilian, son una belleza.  

Miranda que es como la líder porque fue la que primero nació, es un volador de ser humano, no se queda quieta y todos dicen que se parece mucho a mi en la actitud, porque está todo el tiempo de un lado para otro. Y le ayuda a los hermanitos. Si recibe un pedazo de pan, primero le reparte a sus hermanitos. Lorenzo es un caballero, es como el consentido de ellas dos y es buena vida, se sienta y ellas lo atienden pero él es súper dulce. La niña más pequeña que fue la última que nació se llama Lourdes y es como la princesita, es frágil, cuidadosita, tranquila, todos son muy distintos. 

 

Luna en el trabajo

Soy una persona exigente, me gusta que mi elenco esté dispuesto. Cuando se escoge una opción de trabajo, tanto el actor como el de producción, estamos ahí porque queremos y por eso no permito que ninguno esté en mala onda, que no esté conectado en lo que tiene que estar, el punto es en cómo lo hago porque no soy una persona mal encarada, todo lo contrario, trato de ser súper bacán con la gente, enamorando al actor, al de producción, al técnico a que se ponga la camiseta conmigo porque eso fue algo que me enseñaron en la casa, la "monita" como le decimos a mi madre me enseñó a "camellar" a ganarnos las cosas y a hacerlas con pasión, eso es lo que le transmito a la gente con la que trabajo, que seamos un grupo sintonizado.

 

Un buen consejo

¿Cuál es la recomendación de ese muchacho pobre que salió de La Plata a convertirse en exitoso director de televisión?

A mí me interesa mucho llegarle a los jóvenes porque también fui joven y tengo un hijo adolescente, mi recomendación es que tenemos que creer en lo que nos gusta. Desde muy pequeño uno tiene una afición por algo y dice a mí me gustaría jugar fútbol, me gusta  el derecho, pilotear un avión, hay que hacerlo.

Lo que hay que hacer y es algo que le aprendí a mis hermanos Juan y Pedro que son mis mentores de vida, es trabajar todos los días por eso. Si estás en la escuela soñando con ser un piloto, hay que investigar en internet, en las bibliotecas, obsesionarse con el tema.

Si no hay recursos económicos pues hay que encontrar el medio de llegar a una universidad, se puede estudiar y trabajar porque muchas personas lo han hecho, lo que hay que tener es ganas por lo que uno quiere hacer y por la felicidad, aunque se vea distante.

Lo mío y el esfuerzo de mi familia ha sido fuerte. Fueron muchas lágrimas, mías y de ellos, que se sacrificaron.

 

Pin It