-AL AIRE-

En las fotos de Reinel Llanos todos salen bonitos

Reinel Llanos

Algunas anécdotas sobre sus éxitos con los retratos y la fotografía erótica.

Le hacen fila reinas y políticos. Todos quieren con él. En las fotos de Reinel Llanos nadie sale feo, ni gordo hasta la cara horrible mejora. Siempre ha sido así, desde antes de que existiera el photoshop. Y lo buscan para desnudos, individual o en pareja, como lo hicieron el exgobernador Juan de Jesús Cárdenas y su mujer embarazada.

-Yo pienso que la clave es la confianza que se le da a la gente, comenta “porque no es hacer click con la cámara sino con la persona, que empieza a aflojar su mejor registro y sale bien. No es solamente el estudio o el fotógrafo”.

Yo pensaba que era algún filtro o algún maquillaje especial…

No, lo que siempre le he insistido a mis estudiantes es que el común de los fotógrafos creen que lo más importante es la cámara, pero en realidad es el ojo. La cámara es una herramienta que bien utilizada, asi sea aficionado, hace una buena foto.

Reinel Llanos

La gente que va a mi estudio supone que tengo la súper cámara, cree que estoy trabajando con la no réflex sin espejo porque ahora vienen con un sensor. Yo sigo trabajando con mis cámaras y sigo teniendo éxito.

Reinel es Licenciado en Artes Visuales, especializado en fotografía artística. Soltero, sin hijos, 53 años. Tiene pareja pero prefiere no extenderse en el asunto. “Mientras menos gente participa, más dura la relación…”.

-Estoy cumpliendo veinte años de estudio fotográfico, pero yo digo que siempre he sido fotógrafo porque empecé a hacer fotos desde los 12 años que me regalaron una cámara compacta Kodak y con esa me hice mi primera selfi, que es algo que ahora está de moda. Yo cogí la cámara y quería unos acercamientos en mi rostro y me tomé la foto. Siempre en el colegio y la universidad era el de la cámara.

El gusto por los retratos

-Hace 25 años empecé con la obra artística porque antes de ser fotógrafo fui pintor y expuse, pero siempre he conservado la temática erótica, el cuerpo en general. Tuve que decidirme en el octavo semestre de la universidad en qué técnica me especializaba, ya había visto fotografía, pintura, diseño gráfico, cerámica, escultura. Me iba bien en todo. El profesor Joaquín Ramírez decía que era el mejor estudiante y lo pregonaba, había hecho un curso de fotografía y tenía idea. Rendía en esa técnica y me sugirió que me especializara en eso y que él me colaboraba.

El profesor me dio un consejo, "a usted le gusta la escultura, pero aprendiz de mucho, maestro de nada" y le dí razón. Seguí con la fotografía y mi trabajo de grado fue la primera exposición que hice que se llamaba 'Magia eros', eran unas imágenes de vendedoras de flores del cementerio, pero muy sensuales, mostrando un poquito el pecho y flores.

¿Siempre “arma” la fotografía, la compone, pone a posar?

Sí, siempre ha sido posada porque para capturar una imagen erótica natural no sé dónde tendría que estar para poder lograrla, sería muy complicado sobre todo porque en mi obra no existe la ropa y si hay algo de traje son hojas o elementos muy naturales.

¿Ha sido siempre independiente?

Siempre independiente, en las únicas partes en las que he estado con un jefe es en las universidades.

Me imagino que lo llaman de los periódicos y las revistas

No tanto. A veces la gente quiere las imágenes pero como si el trabajo no costara, entonces no me llaman porque dicen… este nos cobra.

Por ejemplo a Flora Perdomo la iban a sacar en la portada de una revista de aquí y le hicieron un estudio, a ella no le gustó y me dijo "usted siempre me ha hecho las fotos para mis campañas, quiero que me haga estas para la portada de una revista" y le dije olvídese de que le van a sacar en primera página siendo una foto mía quizá porque pensaban que les iba a cobrar o por envidia.

En los medios me ofrecen el crédito, no dinero. Dicen que la publicidad me sirve, que es el pago.

Las grandes fotos y las polémicas

Cada fotografía artística que hago busco que no pase desapercibida, no me gusta un paisaje desolado, sino que haya figura humana y por supuesto escasa de ropa.

La foto que más conocen mía ha sido la 'Sanjuanera' donde está una modelo -Aranelli- que vive ahora en Alemania y aparece posando con un tambor en la espalda, pero la foto más polémica fue la de Clara Soto en el campanario.

¿Cómo hizo la foto de una modelo en el campanario de la catedral de Neiva?

Reinel Llanos

Clarita Soto quería una foto para un concurso de la Revista Soho. Le dije que yo quería hacerla muy natural en un sitio alto, donde no tuviera que utilizar ventilador para mover el cabello, sin ropa, y que fuera muy sensual.

Pensamos hacerla en la terraza de un centro comercial pero no se comunicó ella con un amigo que nos iba a prestar la locación. Fue entonces cuando recordé que un estudiante de la universidad siempre me había dicho que tenía las llaves del campanario de la Catedral, que cuando quisiera hacer fotografía él me las facilitaba.

Clarita se asustó al comienzo, le dio miedo, pero la convencí de que era algo muy artístico. Nos pusimos de acuerdo y precisamente ese día estaban haciendo un simulacro en el Palacio de Justicia y habían sacado a toda la gente al parque. Era difícil llegar al atrio sin que nos vieran aunque entre tanta gente se facilitaba.

Nos encontramos con el alumno de las llaves, hablamos con el padre y él aceptó porque no sabía quién era yo, ni conocía mi obra, ni mi estilo. El estudiante me presentó como su profesor de fotografía de la universidad y el párroco estaba muy contento. Clarita iba bien elegante y muy bonita, nos mandaron a seguir y empezamos. Nos tocó decir una mentira cuando se armó el escándalo.

Desde abajo se alcanzaba a ver el desnudo. Estábamos terminando cuando vi un grupo de cinco personas mirando hacia arriba con un lente. Nos asustamos. Bajamos rápido aunque hicimos otras fotos, ella no salió con el vestido rojo sino con el velo que se cubría el cuerpo arriba y otra ropa por si nos estaban esperando en la puerta, porque siempre existe la mojigatería.

¿Qué repercusiones tuvo la foto?

Eso se supo en toda la ciudad y fue noticia por todo el mundo, hasta en emisoras del Japón, en CNN. Yo consideraba increíble que nunca se hubiera desnudado alguien en un campanario porque no es nada del otro mundo, pero fue muy sonado.

Reinel Llanos

Las fotos fueron en octubre y en diciembre salió Amparo Grisales en unas fotos en un calendario cerca de un campanario, algo muy parecido. El obispo trató de excomulgarme, siguiendo la corriente a los feligreses y a los medios de comunicación. José Gabriel Ortiz nos llamó para enfrentarnos por teléfono y el obispo se dio cuenta de que yo estaba muy convencido de mi obra.

¿Económicamente y profesionalmente qué les dejó esa foto?

Yo creo que nos dio publicidad y ese fue el reconocimiento porque no fue con el fin de vender la fotografía, si hubo propuestas para calendarios, pero al fin no se concretaron quizá porque no querían a Clarita.

¿Por qué no la querían?

Había querido ir a Cartagena representando al Huila y el gobernador le sacaba el cuerpo, seguro por eso. Ella se presentó para el concejo y sacó buena votación porque la gente la conocía, fue algo muy positivo.

Las fotos de Idalí Calderón.

- Yo publiqué unas fotos de Idalí Calderón semidesnuda y ella dijo que no sabía de dónde había sacado las fotos ¿Eso le produjo a usted alguna reacción importante?

Cuando la estaban entrevistando ella decía que no sabía cómo se habían escapado esos archivos de Reinel Llanos. Me alcancé a preocupar porque la gente iba a desconfiar. Entonces le pedí que aclarara la situación.

Fotos de reinas y políticos

¿Qué es más dificil fotografiar, los políticos o las reinas?

Reinel Llanos

Son cosas muy diferentes, los fotógrafos creen que es lo mismo pero no es así. En ambos casos hay que buscar las diferencias y los ángulos porque no es sólo sentarlos y disparar la cámara, cada uno tiene su lado que lo favorece.

Las fotos de los políticos generalmente son un engaño, uno se los encuentra en la calle y se da cuenta de que no son así…

Un político que fue a mi estudio me dijo que quería salir serio y yo lo convencí de sonreir, porque una cara sonriendo vende mucho más. Me dijo entonces que él nunca sonreía y la gente iba a creer que era un engaño. Entonces le dije…es lo que quiere la gente, que la engañe. Razón poderosa para que aceptara mis fotos sonriendo.

Otro candidato, que ya había sido alcalde, también buscaba una foto seria. El competidor era un muchacho joven con una sonrisa que parecía de diseño y hacía publicidad con una foto que yo le tomé. Logré que también saliera sonriendo y que sus dientes se vieran hermosos. Actualmente es alcalde de un municipio.

Otra historia fue hace unos 18 años que le hice la foto al actual gobernador Carlos Julio González. Entraron unas cinco personas y cada una le indicaba una cosa. Lo tenían como tensionado. Cuando terminé la sesión, le pedí hacerle una foto para exhibir afuera como una imagen para mostrar. Nos quedamos solos, el fotógrafo y el modelo. Tomé la foto que finalmente escogieron su esposa y la campaña. Esa foto me llevó mucho cliente al estudio

La foto de Ibagón.

Al diputado Orlando Ibagón siempre le han gustado mis fotos, aunque las primeras aparecían con una sonrisa un poco fingida. Alguien me colaboró haciéndole cosquillas y quedó muy bien, logré tomar una buena imagen, es buscarle el ladito a cada uno.

Otra cosa curiosa que hay en el retrato: la gente cree que es más fácil fotografiar a una persona bonita que a una difícil de mirar, creen que una reina bonita es más sencillo. No es así. La persona que estéticamente se ve muy bien es más difícil porque siempre ha estado acostumbrada a quedar muy bien mientras que las otras personas uno les busca el lado y con un poquito que la mejore queda muy bien.

Las mujeres gordas quieren salir delgadas y bellas…

Reinel Llanos

Ahora con la tecnología se hacen muchas cosas, hay candidatas que se hacen las fotos gorditas y piden que las deje con las medidas perfectas.

¿Usted retoca las fotos?

Sí, un poquito pero el Photoshop no es para cambiar la foto, es para mejorarla y como profesional hay que entregar una buena imagen. La gente quiere quedar como no es.

Mi odontóloga decía cuando miraba las fotografías: “usted es muy bueno para hacer diseños de sonrisa”. Lo que pasa es que uno empieza a cuadrar la estética dental y la gente queda muy bien.

Otro caso es el de una pareja que fue a mi estudio a hacerse un registro y me dijo "usted es culpable en parte de que yo me haya casado con él porque cuando vi las fotos me enamoré mucho más".

De todo se ve. Una señora que conozco vino a tomarse una fotos para enviarla a su pareja conseguida por internet. El señor se enamoró perdidamente, pero cuando se vieron en Cartagena todo terminó. Creo que no pasaron la primera noche.

La gente quiere verse bien en una foto y yo les digo que no debe ser así, que deben tratar de verse bien en persona, hay que verse bien en la realidad y no en la imagen.

Antes y después del photoshop

Una profesora decía que mi fotografía era algo malintencionada, que yo mejoraba mucho a la gente con el Photoshop y que por eso eran buenas.

Le recordé que empecé a hacer fotografía de estudio en 1998, hace 20 años. El Photoshop empecé a utilizarlo en el 2006. Como dice Alfonso Vargas que es folclorista, bailarín, profesor y fue quien me inició a hacer fotografía de reinas siempre me han salido bien las fotos, incluyendo las que no eran retocadas.

Antes del Photoshop yo maquillaba hasta el rostro de un hombre, le colocaba sombras, quitaba brillos con polvos y trucos para que se viera mejor, porque sabía que después de tomada la imagen ya quedaba así y no se podía corregir nada. Hoy lo más importante es hacer un buen manejo de la luz.

Reinel Llanos
Pin It