Broncas internas en concejo de Neiva por supuesta compra-venta de votos

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

El concejal Carlos Posada visitó en su oficina a su colega Juan Carlos Ramón para plantearle que votara favorablemente el proyecto de alumbrado público (un empréstito por $30 mil millones) a cambio de una buena cantidad de dinero.

Ramón lo sacó de la oficina, tras una negativa rotunda, que se confirmó después con su rechazo a la iniciativa del alcalde Lara Sánchez, que finalmente fue aprobada.

No pasó lo mismo con Luis Eduardo Penagos, Lepher, quien cambió de posición minutos antes. “Concejo Visible” registró que “votó positivo a última hora, sorprendiendo incluso hasta a sus mismos compañeros del partido liberal, con quienes había compartido la intención de negar la iniciativa”.

Votaron negativo Mauricio Rojas, Amín Losada, Juan Carlos Ramón y Juan Pablo Perdomo. No estuvieron en la sesión respectiva (según Concejo Visible) Jesús Garzón, Dolsey Andrade, Deiby Martínez, Dagoberto Gómez. Ovidio Serrato se retiró antes de votar.

Votaron positivo Roberto Escobar, Diego Tello, Felipe Hernández, Humberto Vargas, Ricardo Vega, Marco Alirio Carrasquilla, Leyla Rincón, Carlos Posada y Luis Eduardo Penagos.

Posada habría tocado la puerta de casi todos sus compañeros, a nombre de Cielo Ortíz, exgerente de las Empresas Públicas de Neiva, según me dijeron dos concejales. Y habría entregado dinero a algunos de sus compañeros.

Esta semana Posada ha venido amenazando y chantajeando a los mismos concejales que visitó para pedir el voto con el cuento de que las autoridades tienen audios que los comprometen y que necesita reunir $300 millones. Le ha dicho a varias personas que la señora Ortíz también debe aportar dinero, so pena de hundirse todos.

El asunto, que parece teatro del absurdo, no lo es tanto al comprobar el desasosiego de varios concejales, asustados ante el estallido inminente de un nuevo escándalo, tras los sucesos que llevaron a la cárcel y tienen encartados a diez miembros de la corporación por la fraudulenta elección de personero y contralor de la ciudad.

Sorprende que Posada haya sido el coordinador y emisario del supuesto “negocio”, conocidos sus muchos escándalos con actuaciones que rayan con el delito y la perturbación mental y quien dice tener pactos con el diablo y la fiscalía.

No es fácil establecer los que tenga con el demonio (aunque despacha fuego por la boca y sólo le falta la cola, o quizá la camufla bien) pero resulta insólito que haga ostentación de haberle entregado dinero a un funcionario de la fiscalía (un tal Willy) y más aún de haber pasado indemne en el caso del contralor y la personera. Tampoco la procuraduría o la personería lo sancionaron por haber agredido públicamente y borracho a una mujer policía.

Pin It