$300 millones por debajo de la mesa

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Dos funcionarios, del círculo más cercano del gobernador González Villa, le entregaron trescientos millones de pesos al señor Leonel Gutiérrez Rodríguez, para calmar sus amenazas de hacer público un incumplimiento.

Gutiérrez (con Cédula 79.553.656) dice ser experto en seguridad y consiguió para el entonces candidato un helicóptero que utilizó en las postrimerías de la campaña y los inicios de su mandato.

González Villa se comprometió a pagarle con contratos de seguridad en el gobierno, pero nunca cumplió, en tanto que Gutiérrez se vino a vivir a Neiva, con su familia, en espera del acuerdo.

Desesperado por la situación, le escribió cartas al gobernador pidiéndole una cita. Después puso de conocimiento del hecho al partido Cambio Radical. Finalmente amenazó con acudir a los medios de prensa.

Fue entonces cuando José Nelson Polanía y Ramiro Charry Durán, funcionarios del gobierno, citaron a Gutiérrez a la casa del segundo, y le hicieron entrega de los $300 millones, en efectivo.

Ante la reclamación de Gutiérrez, quien argumentaba expectativas por casi $900 millones, incluyendo intereses, Polanía y Charry le ofrecieron más dinero, previa firma de un documento en notaría.

En efecto, Eduardo Fierro Manrique (por entonces a cargo de la notaría quinta) da fe de una declaración en la que Gutiérrez sostiene -bajo gravedad de juramento- que González Villa no tiene con él ningún tipo de deuda pendiente. Y que no ha recibido de Charry Durán y Polanía Tamayo “dádivas de ninguna especie”.

Esperando el dinero adicional prometido, Gutiérrez también firmó lo siguiente: -“Dentro de la amistad que nos une con el Dr. Ramiro Charry Durán, no sea visto comprometido el buen nombre de la gobernación, ni del señor gobernador Gonzállez Villa, así como nunca ha existido ningún tipo de interés diferente al de la amistad”.

Gutiérrez fue nuevamente citado a la gobernación, al despacho de Polanía, con presencia de Charry, pero el tono cambió después de no transarse por otros $60 millones, que no recibió. Le advirtieron que de seguir presionando cualquier reclamo será denunciado por extorsión y otros delitos.

Al margen de lo firmado por Gutiérrez y las consecuencias legales, el mismo documento da para preguntarse muchas cosas:

-¿Quién pone los $300 millones que le entregaron al quejoso? –Por qué se los pagan si no hubo contrato alguno? –Por qué en efectivo y en una casa de familia, casi a escondidas? –Qué cobra Gutiérrez si no son las horas de vuelo del helicóptero que alquiló para transportar en campaña a González Villa?.

-Un asunto supuestamente “particular” lo resuelven los funcionarios del despacho, con su propio dinero?

Pin It