Margarita Restrepo, ligereza o torpeza

Se disculpa con su partido, el Centro Democrático, pero no con el país. La representante a la Cámara Margarita María Restrepo dice que su campaña en redes sociales no fue consultada, pero se ratifica en ponerle cintas en la boca a varios personajes políticos que ella quiere callar, no con balas sino en las urnas.

Me dijo en una entrevista que en el Congreso se sentía en “playa-baja” para referirse a las dificultades enormes e inhóspitas que vive cualquier recién llegado, como en el reality de televisión, cuando los concursantes caían en desgracia.

La señora Restrepo se declara periodista de profesión y dijo haber terminado sus estudios, pero le descubrieron que mentía, que sólo había hecho algunos semestres.

Escribe columnas en algunos medios y sus jefes de prensa gestionan la publicación en otros. Resulta simpática, alegre, divertida, entradora, intensa.

Y buscar figuración no está mal. Es casi una preocupación y esfuerzo generalizados de todos los congresistas, para no quedarse en el anonimato, pero hoy está en boca de muchos por un exceso.

Esa campaña suya –que muchos atribuyeron al uribismo todo- no la deja bien parada ante la opinión. Taparle la boca a quienes piensen lo contrario le ha sonado a muchos como la antesala de una actitud amenazante y casi asesina. Tanto como anunciar que después podrían ponerle un silenciador definitivo.

Es posible que haya actuado con ligereza. O tal vez con torpeza. Y en ambos casos parece no importarle, porque quería figurar, así fuera para mal.

 

Pin It