Los 101 años de don Ángel Fernández y sus consejos

Ángel Fernández

Antioqueño de origen. Vive en La Mesa, Cundinamarca. Acaba de cumplir 101 años rodeado de su familia que lo celebra cada hora de su vida. Don Angel Fernández sintetiza su existencia: “Vivo en función del intenso amor que siento por toda la naturaleza y mi gran admiración por la ciencia humana”.

Ángel Fernández

Ingeniero proyectista de instalaciones sanitarias, hidráulicas, mecánicas. Socio de Ingeniería Ltda, creada en 1956 con el ingeniero Manuel Drezner. E Ingeasin Ltda.

Recuerda que realizaron muchas obras: Laboratorios del Instituto Nacional de Salud, ABBOT, Museo del Oro, Biblioteca Luis Angel Arango, Facultad de Medina UN, Avianca carrera 7 cale 16, centro administrativo de Avianca aeropuerto; hospitales: Naval de Cartagena, Departamental de Santa Marta, Departamental de Ibagué; edifico Colpatria Bogotá, Edificio Coltejer en Medellín, entre otras.

No le pregunto por fórmulas mágicas para la longevidad ni dietas viejas y nuevas para mejor conservarse. Tengo claro que lo suyo es el amor al arte: “En cualquiera de sus manifestaciones –dice- es motivo para desear vivir muchos años”. Y el amor a su esposa, Miryam, como lo pregona en esta dedicatoria: -Decir mil veces diarias GRACIAS MI AMOR, no basta para expresar la inmensa felicidad de vivir a tu lado. Prolonguémosla toda una eternidad.

En la actualidad –lo dice con serenidad y orgullo- sigo dedicado a la pintura, “con un poco de dificultad” (por causa de la degeneración macular que padece desde el año 2004).

Su vida se sostiene en principios, filosofías y guías espirituales. Por ejemplo, tiene “enmarcada” en el alma que a Mahatma Gandhi le preguntaron sobre los factores que destruyeron al ser humano.

Gandhi respondió: -La política sin principios, el placer sin compromiso, la riqueza sin trabajo, la sabiduría sin carácter, los negocios sin moral, la ciencia sin humanidad y la oración sin caridad”.  Y algo más: “La vida es como un espejo: si sonrío, el espejo me devuelve la sonrisa. La actitud que tome frente a la vida, es la misma que la vida tomará ante mí”.

Don Angel, disciplinado siempre, estudioso toda la vida, hizo suyo desde temprana edad este pensamiento árabe:

No gastes todo lo que ganes.

No digas todo lo que sabes.

No creas todo lo que escuchas.

No aceptes todo lo que te ofrezcan.

Criterios y consejos

Subraya don Angel la importancia de la libertad:

-“Hay que merecerla con el buen comportamiento, el respeto a los ciudadanos y la preparación para el trabajo honrado con el cual ganar el dinero necesario para la subsistencia, de modo que se pueda ser independiente y ejercer la propia voluntad, sin sujetarse a ningún criterio político o religioso.

Pensar por sí mismo, con sano criterio, sin dejarse influir por ideas ajenas. Para lograrlo es preciso ser muy estudioso, leer mucho con el fin de despejar ideas y aprender los modos de vida y criterios de reconocidos pensadores”.

Ángel Fernández

Y lo siguiente es un tesoro. Lo tiene escrito y resumido don Angel Fernández para hijos y nietos:

Aunque la edad nos quiera pasar implacable su factura de cobro, podemos usar estrategias que nos proporcionen dignidad.

  • Ahorra un poco para ser siempre financieramente independiente. No necesita mucho, usted ya tiene todo, y más cosas sólo le darán trabajo.
  • Deje de preocuparse con la situación financiera de hijos y nietos. No se sienta culpable de gastar su dinero en usted mismo. Probablemente, usted ya les ofreció lo que fue posible en la infancia y juventud, como una buena educación.
  • Independientemente de la edad, mantenga vivo el amor siempre.
  • Lea libros y periódicos, oiga radio, vea buenos programas en la TV, ingrese a internet, envíe y responda e-mails, llame a familiares y amigos. Manténgase siempre actualizado.
  • Cultive un “hobby” como viajar, caminar, cocinar, leer, danzar, criar un gato, un cachorro, cuidar plantas, jugar cartas, pintar, ser voluntario o coleccionar algo. Haga lo que le guste y lo que sus recursos le permitan.
  • Acepte todas las invitaciones de bautizos, cumpleaños, casamientos, conferencias. Visite museos, vaya al campo. Lo importante es salir de casa un rato. Pero no se disguste si no lo invitan porque a veces no se puede.
  • Hable poco y oiga más pues su vida y su pasado sólo le interesan a usted mismo. Si alguien le pregunta sobre sus asuntos sea breve y procure hablar de cosas buenas y agradables. Jamás se lamente de algo. Hable en tono bajo y con cortesía. No critique nada, acepte las situaciones tal como son.
  • Los dolores y las molestias estarán siempre presentes, no las vuelva más problemáticas de lo que son. Son problemas suyos y de sus médicos.
  • No permanezca tan apegado a la religión ahora de viejo, rezando como un fanático. En breve podrá hacer sus pedidos personalmente.
  • Ría, ría mucho, ría de todo, usted es un suertudo, usted ha tenido una larga vida y la muerte será solamente una etapa incierta, así como fue incierta toda su vida.
  • Si alguien le dice que ahora usted no hace nada de importancia, no se preocupe. Lo más importante ya fue hecho: usted y su historia, buena o mala, ya sucedió.

Recuerde lo que dice Mario Benedetti:

“No te rindas, por favor no cedas aunque el frío queme, aunque el miedo muerda, aunque el sol se ponga y se calle el viento. Aún hay fuego en tu alma, aún hay vida en tus sueños, porque cada día es un comienzo nuevo, porque ésta es la hora y el mejor momento”.

  

 

 

Pin It