La Luciérnaga y los personajes del pasado

Muy bueno el libro sobre los 25 años de La Luciérnaga, programa en el que tuve el honor de pertenecer durante sus primeros diez años, bajo la dirección de Hernán Peláez. Y honrosa la nota que me envía Gustavo Gómez como dedicatoria.

Muy pocas veces los nuevos se acuerdan de sus antecesores y si lo hacen no lo celebran, envalentonados en el trono, convencidos de que antes todo era desierto.

No es el caso de Gustavo y Alexandra Montoya –y todo el equipo- que con frecuencia y generosidad se refieren al pasado, con cariño y el obligatorio picante de personajes como Pedro González, “don Jediondo”.

¿Quiénes son esos personajes del pasado, según el libro?

 Guillermo Díaz Salamanca

Guillermo conquistó y les sacó infinidad de sonrisas a miles de colombianos, que disfrutaron durante más de una década con sus ocurrencias e imitaciones.

 Gabriel de las Casas

Llegó a La Luciérnaga de la mano de Peláez. Tres semanas después de haber entrado tuvo su prueba de fuego cuando le dijo: -Delascasas, vamos a ver si me equivoqué con usted o no. Yo me voy de vacaciones y usted tiene que conducir el programa. Superó el reto y se quedó 17 años.

La gente lo recuerda por su peculiar manera de cantar. Algo que terminó haciendo por el olfato que tenía Peláez para crear nuevas secciones.

 Héctor Rincón

Estuvo cinco años en el programa. Es un experimentado periodista que ha ocupado todos los cargos del oficio: reportero, redactor, director, columnista, entre otros. Su presencia en esa cabina dejó huella, sin duda, tanto que “risaloca” creó un personaje en su honor: Héctor RONCON, que presenta los indicadores económicos de cualquier cosa.

 Claudia Morales

En 2012 la periodista salió de la revista Semana y tuvo una fuerte depresión por asuntos personales. Su tabla de salvación y por lo que “siempre estaré agradecida” fue una invitación que le hizo Hernán Peláez a su apartamento para ofrecerle trabajo en La Luciérnaga. Recuerda su paso de cuatro años y medio por el programa como una “reseteada” profesional.

 Camilo Durán Casas

Exquisito y culto, dueño de un carisma que le granjeó el cariño de todos los que trabajaron con él. Durán, abogado de profesión, dejó las finanzas y la bolsa para dedicarse al periodismo. Murió en Bogotá el 20 de junio de 2012. Era en ese momento miembro de la mesa de trabajo de 6AM 9AM

 Gustavo Álvarez Gardeazábal

Después de capotear problemas judiciales derivados de su activa participación en la vida pública del Valle del Cauca, el escritor de Tuluá, bajo el sonoro nombre-apellido de Gardeazábal, pasó una década en los micrófonos de La Luciérnaga como analista y comentarista.

dedicatoriaEdgar Artunduaga

Una de las lenguas más afiladas del periodismo colombiano. Con paso incluido por el Congreso de la República, este huilense lleva cuatro décadas metido de cabeza en los medios. En La Luciérnaga fue voz fuerte que terminó enfrentándose a los intereses políticos del entonces presidente Andrés Pastrana, lo que se tradujo en su salida del programa.

Hasta hace unos días fue el vicepresidente de contenidos del portal Kienyke, del que se retiró para ponerse al frente de su propia empresa radial. Ha recibido cinco premios de periodismo Simón Bolívar y escrito quince obras, incluida una sobre la historia del periodismo en Colombia y otra con un recorrido por la vida y anécdotas de Hernán Peláez.

 Alberto Piedrahita Pacheco  

El popular “Padrino” fue ícono y pionero de los medios de comunicación en Colombia. Del Tolima saltó a Bogotá, donde se hizo figura infaltable de las grandes transmisiones deportivas. Gran voz de la radio y hombre de abierta caballerosidad, fue imitado en La Luciérnaga y también hizo parte del elenco.

 Lokillo

Inútil presentarlo como Yedinson Ned Florez, porque es y será siempre Lokillo. Como trovador, este paisa de Dabeiba lo hizo y lo ganó todo, y a la Luciérnaga llegó siendo menor de edad, pero mayor en talentos.

Juan Harvey Caycedo

Caucano, hermano del periodista Antonio José Caballero, fue uno de los pilares de los medios y del cine en Colombia. Su voz era recia y su gentileza brillaron durante cinco décadas frente a las cámaras y micrófonos.

Decano de locutores (defensor de sus derechos) y gran voz comercial, se convirtió en uno de los personajes clave de La Luciérnaga, donde demostró que también era un grande en la creación de personajes. Le deben mucho la poesía, que divulgó con cariño y genuina devoción, como el folclor del Llano. Murió en Bogotá el 21 de octubre de 2003.

Gabriel Chemas Escandón

Por muchos años comentarista deportivo de cabecera de La Luciérnaga, Gabriel, cuyo primer apellido se convirtió en nombre con el que cariñosamente se refieren a él, sigue siendo parte del equipo periodístico de Caracol Radio. Cuando trabajaba con Yamid Amat en Radionet, Hernán Peláez lo convocó a La Luciérnaga.

 

 

Pin It