-AL AIRE-

En la gobernación: torcidos grandes y pequeños

torcido

Las maneras bonitas del gobernador González Villa ocultan diversas irregularidades que se vienen presentando en su mandato, igual o más corrupto que el de su hermana Cielo incluyendo el atraco cometido por el ahora congresista Julio César Triana, de la misma “casa” de abusos.

Una cosa es la paz política que ha logrado el mandatario y otra muy distinta, grave y soterrada, la consagración al aprovechamiento personal de todo peso que se mueve en la administración.

Un caso de lo pequeño: para favorecer a una amiga de la causa política, pasaron por alto el titulo falso de la profesora Marly Maryini Bolaños Gaviria (cédula 1.0002.793540), nombrada en el municipio de la Argentina.

La Universidad del Atlántico, donde supuestamente se graduó, acaba de responder oficialmente un derecho de petición negando que haya pasado por sus aulas. Por temor a represalias, ciudadanos anónimos informaron de la situación pero no fueron oídos. Yo tengo los documentos.

Lo grande. El contrato por casi $50 mil millones de la alimentación escolar, que esta semana comenzó a entregarse a manos amigas, después de todas las maromas posibles, con cambio de secretaria de educación y nombramiento de una funcionaria complaciente. Los delitos requieren firmones, dispuestos a ir a la cárcel para proteger al patrón.

Siguieron utilizando la Bolsa Mercantil de Colombia, como en su momento se valieron de otra entidad con título pomposo, el Instituto Andrés Bello. Y la misma Universidad Surcolombiana, en tiempos de Ricardo Mosquera Mesa.

La Zona 1 no fue seleccionada. Están armando la farsa en la “sastrería” legal, donde “la pájara” y otros secuaces elaboran trajes (licitaciones) a la medida. El contrato se lo estarían disputando la esposa y la hermana del gobernador.

La Zona 2 fue entregada a la Unión temporal de alimentos Huila, representada por Jhonatan Hurtado Canal. La Zona 3 a la Unión temporal gobernación 2018, representada legalmente por Giovanny Andrés Obregón, apellido que ya suena familiar en estos negocios con malos olores. El mismo Agapito Obregón con sus hijos y sobrinos.

Cambiaron la ficha técnica (FTN, que precisa los procedimientos para la prestación y ejecución del servicio) estipulada en años anteriores, que establecía no permitir que operadores incumplidos y sancionados pudieran presentarse al proceso de selección PAE 2108.

Para facilitar las cosas y beneficiar a los de la casa, decidieron obviar la mala reputación de empresas como FUNDANVI Y FUNDESE, con los peores antecedentes sobre la calidad de sus servicios.

Con anuencia del gobernador (¡obviamente¡) varios personajes se encargan de confeccionar los torcidos, previa autorización superior: el jefe de contratación (César Serrano, cuota de Cielo), Polania, el jefe jurídico, Celiano González –el Montesinos de la familia- y la habilidosa “pájara”, con un máster en corrupción desde los tiempos en que saquearon la alcaldía de Neiva.

Y ya para terminar, como decía Darío Silva

-Grosero que el concejo de Neiva le siga tomando el pelo ($) a los periodistas que se ganaron este año el premio Reynaldo Matíz.

Pin It