-AL AIRE-

El Gaitán del Huila y unos payasos

arcisio Oviedo

Tarcisio Oviedo Acevedo se parecía físicamente a Jorge Eliécer Gaitán, con un color de piel característico, un negrito claro, como dice por ahí un reguetonero. Quizá esa semejanza –ambos con una voz delgada y chillona- lo llevó a imitarlo en su discurso y sus formas, en su risa, en los ideales políticos.

Oviedo, hijo de Agapito y Lucinda, llamado “el Gaitán del Huila” se tomó a pecho el servicio a los pobres y el discurso vehemente por las causas sociales. De niño vendía periódicos para ayudar a su familia, en tiempos en que se gritaban los títulos, labor que le sirvió para mejorar su lectura y entonar mejor la voz.

Llegó al Senado, de la mano de Alberto Galindo. Procreó con Bertha, su mujer, 8 hijos, todos profesionales. Nelson, que hoy vive en Monterrey, México, me contó que en tiempos de la violencia intentaron matarlo varias veces y en una ocasión le tumbaron todos los dientes a punta de culatazos. Fundó colegios, los dirigió, ayudó con eficacia al municipio de La Plata y fue su gran figura y vocero. Oviedo murió, tras una vida sencilla pero siempre alegre, acosado por dos enfermedades: el párkinson y el cáncer. Nunca dejó de lado su buen humor.

Este personaje sí merecía llamarse “el Gaitán del Huila”. Hay otros, más payasos que imitaciones (Julio César Triana) que tartajean, creyendo acercarse al caudillo muerto. Pero escasamente emulan con el paparazito de la televisión.

Doña Orfanda se despacha

Con ese nombre y su estilo frentero, doña Orfanda, imagen tan conocida como el desierto de la Tatacoa, se quejó de la orfandad (justa es la palabra) en que el gobierno departamental tiene a Villavieja.

El video lo tomó el concejal Deiby Martínez y rodó copiosamente por las redes sociales. Doña Orfa dice que el gobernador no volvió después de las elecciones y que seguramente va en helicóptero a un hotel vecino. No de otra manera –explica- nos ha dejado a la buena de Dios, con una carretera intransitable.

Deiby, por su parte, visita con frecuencia el desierto porque sueña con una cabañita “de tres por tres” que le inspire nuevas canciones.

La confesión sorpresa del coronel

Sorprendió el coronel Nelson Quiñonez al concejo de Neiva, que lo invitó a informar sobre la seguridad en la ciudad.

En medio de las estadísticas, Quiñones optó por un sermón que pretendía tocar el alma de los concejales. Es un llamado a la conciencia, dijo. Les contó que su hija era excelente estudiante, por lo cual solía recibir felicitaciones. Qué verraquera, manifestó. Pero su hijo de 14 años había llegado borracho a la casa. Y que pudo confirmar que cierta vez se había robado unos dulces en una tienda. ¡Qué cosa tan verraca!, exclamó.

El comandante de la policía confirmó que en Neiva operan 50 estructuras criminales.

La frase

Le escuchamos a Ernesto Salazar en el Sistema AS desde Garzón: -Es que con esto de Pericongo queda demostrado que a los huilenses nos falta sal en los miaos para protestar con energía.

Pin It