-AL AIRE-

María Vidal y unas vacas atravesadas

María Vidal y unas vacas atravesadas

La flamante directora de justicia de Neiva, María Vidal, la misma que ordenó una acción policial para cerrar una peluquería porque no le gustó el corte que le hicieron, se niega a actuar con la misma dureza ante unos restaurantes y cantinas que se están tomando –a la brava- la vía principal del oriente de Neiva, en la ruta a Vegalarga.

La Vidal recibió la orden de planeación, le envió la instrucción a la policía y se olvidó del tema. Requerido el alcalde Lara Sánchez sobre el asunto llamó a Vidal y ella, como en el caso de la peluquera, se inventó alguna disculpa, le sonrió al jefe y la defensa del espacio público quedó en tilín.

Tilín se llama la primera empresa, diagonal al CAI, en un lote de propiedad de Fredy Luna, que prospera –Tilín y también Luna- con un negocio que no tiene autorización del municipio y por donde pasa el alcalde todos los días, sabiendo que es ilegal. Hacer respetar la ley se le quedó en puro tilín tilín y nada de paletas.

Y si montaron ese restaurante, sin autorizaciones, pues llegaron otros a repetir y a competir. El más promocionado es “La Vaca” que junto con lo que parece una venta de cerveza (Beer Garden) recibieron una orden de suspender las obras que adelantaban (documento del 22 de mazo 2018), pero no se detuvieron. La vaca atravesada, sin respetar las zonas de protección ambiental, se plantó, echó raíces y también paredes.

Sin sospechar –o sabiéndolo- María Vidal y el alcalde están permitiendo que se arme la vacaloca por esa vía tan estrecha, por donde transitan cientos de deportistas (no hay corredores), ciclistas a granel, buses intermunicipales y miles de carros de gente que habita en los condominios.

El más nuevo de los sitios, que se está convirtiendo en una especie de zona rosa de Neiva, tiene tres nombres: María Curramba, El corralito y Míster P. Me imagino que son tres ambientes con estilos de comida y fiesta distintos. El dueño del lote es “Joche”, José María de Vivero, sin saber si también es socio de los negocios y los ilícitos.

Estas vacas atravesadas en la calle 8 deben ser de propiedad de algunas vacas sagradas de Neiva, con poder ante Planeación municipal. El titular de ese despacho, Rafael Hernando Yepes, no ha dicho ni mú. La Vidal apenas muge (cuando la peluquera embistió con fiereza), Lara Sánchez hace la siesta. Y la CAM, que también tiene parte en el asunto, se limita a observar.

En esta secuencia de la desidia o el tráfico de influencias pierde la ciudad, mientras el alcalde avanza tranquilo porque la policía le abre paso. María Vidal debe ser recibida en esos sitios hasta con servicio de peluquería. Y Yepes se desentendió del problema después de dejar una constancia. La policía no se mueve si no la mueven.

Entre vacas se entienden. Los demás somos burros.

Pin It