-AL AIRE-

Barguil y María Paz ¡se separaron¡

Barguil y María Paz ¡se separaron¡

Por lo que vimos en Valledupar (con estos ojos escrutadores) el matrimonio de David Barguil y María Paz Gaviria se terminó. David, sobrio y exultante, disfrutó a sus anchas y a ritmo vallenato las fiestas de su región con la nueva pareja, una joven monteriana, hermosa y reluciente aunque de bajo perfil.

Al recién elegido senador conservador (expresidente de su partido) se le vio acompañado y de la mano con una mujer que no era María Paz, en sitios como la fiesta del BBVA, una de las más exclusivas del Festival Vallenato.

Barguil, uno de los más brillantes políticos costeños, con apenas 36 años, se casó el 12 de febrero de 2016 con la hija consentida del presidente del partido liberal, César Gaviria. Los dos jóvenes y exitosos. Ella, directora de ArBO, “una superpoderosa del arte nacional”.

Menos duró Zulema con Luis Humberto

El matrimonio del costeño y la cachaca (María Paz y David) pudo haber durado un año y el rompimiento lo han mantenido en silencio, por lo menos para el gran público.

Una relación fugaz tan estrepitosa como la de Luis Humberto Gómez Gallo (qepd) y la también política Zulema Jattín, él conservador y ella liberal. Ella costeña y Gómez Gallo cachaco, sin decir que esas uniones sean inviables. Por el contrario, hay miles que lo celebran.

Romeo y Julieta

La revista especializada Jet Set habló en su momento de los nuevos Romeo y Julieta de nuestra época. Y registró ampliamente la boda:

-A la una de la tarde, bajo el cielo azul capitalino, apareció la novia tomada del brazo de su padre. Ella elegantemente ataviada con un tocado y traje blanco arriba de la rodilla de Leal Daccarett. Él orgulloso y sonriente con la corbata roja que su hija le cambió a última hora, “porque era suficiente con la azul que llevaba David”, bromeó María Paz.

La alegría y el buen humor fueron acompañados por las notas del violín y el arpa que interpretaba Salut d’amour de Edward Elgar. Las miradas de los novios se llenaron de lágrimas de felicidad.

Ya no es para toda la vida

Las parejas de hoy no prolongan la convivencia que no funciona, a diferencia de quienes porfiaban –fastidiados- en un matrimonio infeliz, ya por los hijos, ya por conveniencias económicas, cuando no las presiones y los chantajes.

Al margen de los motivos, que seguramente tuvieron –y muy fuertes- los esposos Barguil-Gaviria, decidieron darle vuelta a la página. El maestro Arenas Betancur me dijo un día: -La única relación eterna es la que se tiene con los hijos: por puta que sea la hija y por ladrón que sea el hijo.

Es posible discrepar. Sólo registro lo que me dijo.

Pin It