-AL AIRE-

La vez que eché a Don Jediondo

Foto de Tropicana

Mis amigos de “La Luciérnaga” volvieron por estos días a tomarme el pelo e hicieron una parodia en la que hablamos con Darío Arizmendi. Don Jediondo aprovechó para lanzar una pullita cordial que se extiende por décadas: “Artunduaga, que no ha botado a nadie…”.

Se refiere a la vez que lo eché de Caracol. O mejor, que le pedí a la empresa que le cancelara su vinculación que tenía como locutor, en tiempos en que llegué con tres cargos: periodista de 6AM, de La Luciérnaga y director de Radio Reloj (al tiempo).

Pedro González, que es su nombre de pila, leía las noticias de la mencionada emisora “popular” imitando con destreza a Cristóbal Américo Rivera, quien hacía lo propio en Radio Melodía, en su estilo característico: “Alerta….Bogotá”.

Ricardo Lozano lo imitaba con humor (y se quedó haciéndolo) y Pedro leyendo noticias.

Pedro González a la calle

Me pareció un despropósito. No entendía cómo Caracol podía permitir el abuso y le pedí a Pedro que se inventara su propio estilo, su forma de leer noticias, so pena de destituirlo.

Pedro admitió que no podía, quizá no quería. Y la empresa lo despidió. Pasados los años escuché primero por otras personas y después su versión acerca de las peripecias económicas y el dolor que le causé, sin empleo, con una niña de brazos, desconcertado por su futuro.

Fue en ese momento crucial de su vida cuando se presentó al concurso de Sábados Felices, se ganó varios programas y terminó en “No me lo cambie”, para después convertirse en la formidable figura del humor que es hoy.

Con don Jediondo “hicimos las pases”, somos buenos amigos, he compartido con él varios episodios de vida. Y pensándolo bien –lo hemos conversado- lo empujé a que se reinventara profesionalmente. Hoy le pido plata prestada. (Así es la vida, la vida es una tómbola).

 

Lucas Caballero Reyes.

La muerte de Lucas Caballero Reyes me trajo otros recuerdos. En su momento, heredó la columna de su padre, el famoso Klim en El Espectador.

El ejercicio duró poco tiempo porque yo descubrí y denuncié que Lucas hijo plagiaba a su padre en cada columna, casi un 80 por ciento. Don Guillermo Cano lo amonestó la primera vez. La segunda le envió la carta de destitución con María Ximena Dussán.

 

“La Dominga” goza de buena salud

Aclara Marta Julieta Galindo que la avícola “La Dominga” no se encuentra actualmente en estado de liquidación. Y que nunca ha oficiado como gerente o representante legal de esa empresa ni de la sociedad “Galindo Polanía Hnos”.

“A pesar de que Clara Inés Galindo Polanía ha iniciado algunas acciones judiciales en contra nuestra como sus hermanos, tan solo fuimos enterados de una de tipo penal, la que por lo demás no nos ha sido dada a conocer y menos  aún los hechos que se mencionan como delitos…”

  

 

Pin It