-AL AIRE-

Harrigson González, el rey de los conciertos

Harrigson González, el rey de los conciertos

La vida y amores del poderoso empresario de espectáculos.

Con este señor Gonzalez, que ronda los 42 años, hay que ir muy rápido porque tiene muchas historias y mientras prepara el más grande concierto que haya vivido Neiva (Daddy Yankee, Sebastian Yatra, Silvestre Dangond, Jeisi Uribe, Jeison Jimenez), organiza otros de igual o mayor peso: J Balvin el 3 de agosto y Marc Anthony el 7 de septiembre.

El concierto de Neiva (1 de julio, club Los Lagos) puede costarle más de $3 mil millones, sin contar el avión particular que exige Daddy Yankee, además de otros asuntos y caprichitos de algunos artistas.

En la industria de la música el género que más produce dinero es el reguetón y Daddy Yankee es el exponente más grande, es el artista que ha tenido más visitas en redes, y su éxito “Despacito” (con Luis Fonsi) ha batido récord en las mediciones de Youtube. De todos los artistas de reguetón ha sido el único que lleva tres décadas siendo "el papá de los pollitos" lo llaman "el gran jefe", no hay uno más arriba que él en este momento porque se ha sabido mantener.

Sebastián Yatra es la revelación en Colombia, con un crecimiento vertiginoso, entre jóvenes y adultos. “Déjame robarte un beso”, que canta con Carlos Vives, ocupó primeros lugares de audiencia.

El tercer invitado es Silvestre Dangond (Niégame tres veces) que no deja de ser el rey del vallenato desde hace mucho tiempo. -Nosotros hacíamos algo que se llamaba “el tsunami vallenato” y se ponían ocho artistas a un lado. Al otro Silvestre, que llenaba todas las plazas, por su profesionalismo, la producción que monta.

Dos cantantes de música popular: Jeison Jiménez Maldita traga” (que me embriaaga y no me deja ser feliz, todavia me acuerdo de ella). Y Jeisi Uribe con su “Dulce pecado” (que me lleva al infierno y a la dicha).

¿De dónde sale la plata?

De los patrocinios. El negocio es la venta de boletas en la que vamos muy bien, por el trabajo de tantos años. Yo nombro un artista y ya le gente me está comprando palcos, tengo clientes casados con la empresa. Finalmente está la venta de licor que es mía; en la única parte donde no dejan vender licor es en el estadio de Bogotá, de resto en el Metropolitano, en el de Cali, Medellín.

¿Cómo es el tema de la logística?

Traemos una logística bastante grande desde Bogotá.

El hombre, su vida, sus amores.

¿Cómo le va con su nombre?, le pregunto sin rodeos. Se llama Harrigson, no Harrison, ni Harry.

-Es complicado y chistoso, dice. Hoy no es tan anormal como hace cuarenta años.

¿Le rompió el alma la última relación?

No, en mi relación con Claudia León que duró 15 años nos habíamos separado tres veces. En la primera perdí 20 kilos. La segunda vez ya había creado “costra”. Y la tercera fue menos traumática. Cuando volvimos antes lo hice por cuestiones de madurez y por mi hija que es mi adoración. Di todo de mí. Pienso que hay veces en que es mejor hacerse a un lado y no dañarse uno mismo ni a otros seres humanos y estar tranquilo en la vida.

¿La relación es buena?

Bien, yo soy un ser humano tranquilo. Tengo otros dos hijos de otro matrimonio y la mamá de ellos me adora y yo con ella lo que sea, lo que quiera.

Claudia León, su ex, le montó competencia el año pasado en Pitalito…

Sí, ella se fue a hacer el reinado en Pitalito. Yo le tuve que ayudar en muchos aspectos, orientarla, porque las cosas las estaba haciendo mal. Yo le advertí que no le iría bien por esto y aquello. Lo hice con inmenso desprendimiento.

¿Usted es de las personas que sigue ayudando a las ex así lo hayan tratado mal?

Ni siquiera me trató mal, son cosas que tienen que pasar en la vida.

¿Tiene un nuevo amor?

No, todavía no. Estoy conociendo personas y dándome oportunidades. Antes no daba espacios por respeto al matrimonio que tenía. Hoy he abierto la puerta para que otras personas entren a mi vida. Y doy fe que hay seres humanos muy especiales.

Soy amigo de todos los artistas, entonces por ejemplo Luis Miguel me invitaba a las Vegas a un concierto y yo me iba con 10 amigos más.

Cualquiera hubiera podido pensar que tenía conducta de mafioso…

Sí, es la verdad. El hijo de Vicente Fernández también nos invitó una vez a las Vegas. Tengo un amigo que tiene una compañía de vuelos chárter al que contrato porque la mayoría de artistas andan en vuelos privados y cuando yo lo necesito no me cobra. Es posible que cause envidia pero creo que me lo merezco.

Toda una vida de conciertos

¿Cómo empezó en esta actividad?

He soñado mucho, he sido un soñador desde niño. Empecé haciendo minitecas porque a mí me gustaba ser el niño coqueto que iba a las minitecas a conquistar a las niñas desde muy corta edad. Tuve mi primera miniteca a los 12 años. Me convertí en el más famoso de mi colegio que tenía 7 mil alumnos.

A los trece años dije algún día quiero presentar a Vicente Fernández porque mi papá trabajaba con esmeraldas y él escuchaba a Darío Gómez y a Vicente Fernández.

Cuando cumplí los 17 años estaba en décimo de bachillerato presente mi primer artista que fue el señor Darío Gómez Zapata y así comenzó mi vida en este mundo.

¿Cuál fue su primera gran discoteca, sitio de eventos en Bogotá?

Cuando yo tenía 20 años construí la discoteca que se llama Martin Fierro Night, fue la más famosa en todo el país. Durante 5 años fuimos los primeros y desde ese entonces presentaba grandes artistas.

¿Su actividad tiene que ver con el dinero de la familia de las esmeraldas?

No, todo lo que he hecho en la vida ha sido el fruto del esfuerzo de mi trabajo. Mi padre que era esmeraldero falleció cuando yo tenía 20 años. No pudo disfrutar las mieles de mi trabajo porque se disfrutan demasiadas cosas fuera de lo económico, se conoce el mundo, personas interesantes y sobre todo cuando se conoce a los artistas y se comprueba que el precio de la fama no es fácil.

Me hice sólo, pocas veces he tenido sociedades la mayoría de las veces ha sido un tema familiar.

¿Qué vino después de Martín Fierro?

Yo pasaba todos los fines de semana por el frente del Castillo Marroquín y decía ¡wow! hacer una discoteca aquí sería lo mejor y me puse en la tarea y la alcancé.

Era una propiedad de una persona que ya había fallecido, estaba en sucesión y convencer a doce personas de que me lo alquilaran para montar una discoteca no fue fácil. Construí una discoteca espectacular, soñada, hecha en piedra estilo piramidal y con artesanos de la región hicimos una obra de arte, los baños son tallados a mano, los lavamanos son hechos en chamanes, todo es loquísimo.

¿Compró el castillo?

No, lo tomamos en arrendamiento con Felipe Santos Calderón, el hermano del actual presidente de la República, por ese entonces ministro de Hacienda y manager de Shakira y de Juan Pablo Montoya, una eminencia en el entretenimiento y lo hice socio mío.

¿Le fue bien con él?

Muy bien. Fue muy buena gente.

¿Qué pasó con esa experiencia?

Los dueños tuvieron problemas legales. Hubo extinción de dominio del inmueble y se acabó el proyecto.

¿Le ha sucedido que se sorprende con algun artista famoso que no conoce?

Estaba con mi hja en un concierto grandísimo. La mayoría eran jóvenes con sus padres y me hablaron del artista Morat y yo decía ave maría, y yo viviendo de la industria del entretenimiento y no sabía quién era Morat y qué sorpresa que me llevé con la respuesta del público a ese artista tan grande hoy en día, grande en México, llena escenarios increíblemente.

El Huila y otras experiencias

¿Cuál fue su primer concierto en el Huila?

La primera vez que llegamos yo tenía la gira de Vicente Fernández en 2009, él tenía un disco que se llamaba “para siempre” y fue la gira más exitosa en su carrera. Creo que es el artista que ha llevado más personas a la calle del festival en la historia del Huila.

¿Con quién ha ganado y con quien ha perdido?

Con todos hemos ganado pero también nos han ocurrido perdidas. El año pasado teníamos un concierto con Alejandro Fernández y en Bogotá no hay escenarios, nos ha tocado improvisar, hacer carpas.

El año pasado en el sitio en dnde iba a presentar a Alejandro Fernández hubo un diluvio ocho días antes, tan duro que se cayó un pedazo de la carpa y me tocó cancelar el evento, eso significó pérdidas grandísimas.

¿Cómo se financia?

Yo me valía de “Servimos en Colombia”, que nos financiaba, nosotros presentamos un proyecto y nos prestaba dinero para hacer estas cosas. Hoy en día el negocio ha madurado bastante y los bancos han entendido las propuestas de los eventos que hacemos, sobre todo a los empresarios que somos constantes, que hacemos negocios grandes.

Tengo generalmente con qué arrancar, para “pisar” el negocio, y luego que le paso al banco la propuesta del concierto que voy a hacer nos prestan para el resto de anticipos. Nosotros tenemos equipos propios.

Las buenas, las duras y las maduras

¿Es tan exitoso en la vida personal como lo es en los negocios del espectáculo?

Yo creo que sí. En los negocios no todo son dulces, hay buenas, regulares y malas. He perdido en muchos negocios por circunstancias diferentes. En la vida, en el plano sentimental me siento bien, realizado con la vida que llevo, feliz con mis hermanas, con mi mamá, con mis hijos. Yo soy un ser humano que nació para hacer feliz a los demás, por eso vivo del entretenimiento, soy un servidor y yo no vendo el concierto ni los artistas sino el servicio y eso lo empecé en la discoteca porque me dedico a atender a las personas y a hacerlas felices, todo lo diseño de esa manera. A quienes me compran los palcos voy a darles la bienvenida, a recibirlos, les asigno el mesero, los atendemos.

Después hay otras satisfacciones. Vicente Fernández se sentó al lado de Álvaro Uribe, yo se lo llevé a palacio y a Alejandro Fernández.

Lo mismo pasó con Chávez, la presidente de Costa Rica. Lo de Álvaro Uribe fue una visita a palacio nada más, no presentaciones.

La competencia

¿Sus competidores de antes, dónde andan?

Ricardo Leiva tiene un evento acá pero pequeño, no sé qué ha pasado porque el mundo avanza. Olave es muy bueno con la consecución de patrocinios. Aquí se trata de hacer las cosas bien hechas y Leiva se ha quedado en lo que anteriormente hacía, ha dejado de hacer cosas y hay que estar activo.

¿Y Santos?

Él se retiró del espectáculo. No fue un buen ejercicio para él.

¿Qué otra competencia tiene en ese mundo?

Hoy en día tengo más colegas que competencia. Hemos decidido unirnos y no competir, decimos… usted hace Cali y yo Bogotá, lo mismo en Medellín y hacemos alianzas, competencia hay poca.

¿Quiénes son esos aliados de hoy?

Hay una empresa que se llama Diomar García Producciones que está haciendo los metro conciertos, el señor Padilla que trabaja la Costa, Felipe Trujillo que trabaja en Cali, y en Bogotá está Alfredo Villaveces que se encarga de música anglo a mí nunca me ha gustado, me he dedicado a la música latina.

¿Usted le recomendaría a sus hijos seguir en este negocio?

No, porque esto una lotería y me ha costado mucho. Sigo aprendiendo desde hace 25 años que presenté mi primer artista. Trabajamos con seres humanos y a veces se mueren. El año pasado yo había contratado para Colombia a Juan Gabriel y dimos un anticipo y se murió y la plata quedó enredada.

Pin It