-AL AIRE-

El hijo de Carlos Mauricio Iriarte y María Fernanda

El hijo de Carlos Mauricio Iriarte y María Fernanda

Carlos Mauricio Iriarte (ex gobernador del Huila, abogado 55 años) y María Fernanda Ramírez Mosquera (ingeniera química) tienen un matrimonio hermoso y una relación envidiable desde que se conocieron en Neiva, por allá en 1992.

Después de mucho esperar –y quizá habiéndole descartado- celebran hoy el nacimiento de su primer hijo, que consideran un milagro de Dios, fruto de su consagración y respeto por el Creador.

“Su nombre, el nombre de nuestro hijo es DAVID. Él sabe tocar, es valiente y vigoroso y hombre de guerra, prudente en sus palabras, y hermoso, y el Señor está con él hasta el último día de su vida (1 Samuel 16:18). Y mucho más que el rey David, ¡nuestro hijo es un hombre conforme al corazón de Dios (Hechos 13:22)”

El hijo de Carlos Mauricio Iriarte y María Fernanda

Carlos Mauricio, fotógrafo profesional (con estudios en el exterior y exposiciones en Bogotá) dejó de buscar paisajes para tomar las mejores fotos de vida en casa.

“Cristo nos dijo….”

El pasado mes de enero cumplimos con María Fernanda 20 años de casados (me contó Carlos Mauricio).

“Cristo Jesus nuestro Señor hace muchos años (13 aproximadamente) nos dijo que íbamos a ser padres a través de un pasaje escrito en Genesis 12.: “Haré de uds una nación grande y les bendeciré y serán bendición”. Esa es la misma promesa que Dios hizo a Abram (a quien después Dios cambió el nombre por el de Abraham que significa padre de multitudes).

Nosotros la creímos inmediatamente y, a partir de ahí, esperamos confiados pero seguros de que Dios lo haría por lo que nosotros hacíamos para y por Él. Pero fue entonces cuando La Gracia (que no es una doctrina sino la persona misma de Jesucristo) se reveló a nuestra vida! Nos reveló su inmenso Amor con que eternamente nos amó. Nos reveló que no se trataba de nosotros sino de Cristo Jesús resucitado y vivo en nosotros. Que no se trataba de que cumpliéramos la ley de Moisés pues ella fue dada a los hebreos y no a nosotros porque Cristo Jesús, Quien nos habita, la había cumplido hasta la última coma.

Que la ley fue dada a ellos pero La Gracia Fabulosa que es una persona, la persona de Cristo Jesús mismo, vino a nosotros por Su pura Voluntad y Amor para darnos vida y vida en abundancia.

Entonces nos recordó que la promesa de tener descendencia era de Él y que el cumplimiento de esa promesa también era de Él, por Él y para Él.

David entonces es un milagro de Él y solo de El, por Él y para Él, y vivirá una vida de testimonio, predicando el Evangelio de La Gracia que lo trajo y lo escogió y lo predestinó a ser conforme a la imagen del Hijo de Dios.

Ante eso qué más podemos decir y hacer? ¡Ah nada diferente a darle gracias y adorarle¡”

El hijo de Carlos Mauricio Iriarte y María Fernanda

Pin It