-AL AIRE-

Ariza, el candidato de los González Villa

Foto: Nueva Imagen Colombiana
"Foto: Nueva Imagen Colombiana" (Mofificada)

¡Estoy ofendida, indignada¡ vociferó la tía Elisa, asomada a mi cuarto con sus rulos de espanto y su vieja pijama-talego: -Dizque Armando Ariza será el candidato de los González Villa a la gobernación, agrega trastornada.

Le aclaro que eso no es posible porque Ariza sigue siendo un bandido a los ojos del grueso de la población. Y ella me riposta que también Carlos Julio, Cielo y su marido Germán Trujillo. Y Celiano y toda esa recua, pero siguen gobernando.

¡Sangre de Cristo¡ rezo en voz alta para acallar su furia.

Le explico a la tía que ellos tienen otros candidatos: al abogado Vladimir Fernández y al tuerto de los entuertos Armando Saavedra.

-Pues si Ariza me parece un asco, estos dos me parecen un chiste, dice la tía Elisa, ya sentada frente a mí con un cigarrillo en la mano.

Intento sacarla de ese fandango y le cuento que hay otros candidatos, por ejemplo Luis Enrique Dussán, con una buena gestión en la Caja Agraria, Carlos Ramiro Chávarro, joven brillante y Jorge Fernando Perdomo, que acaba de salir de la Dimayor después de una dura faena contra los corruptos del fútbol.

-Que se vayan olvidando, afirma la tía tras soltar una bocanada de humo. La gente le acaba de notificar a todos los políticos resabiados, a los que van de un puesto a otro, de una derrota a otra aspiración, que queremos gente joven y bien preparada.

Quizá haya en el camino la mujer de un personaje huilense, le menciono con timidez.

¿No ha leído al padre Rafael De Brigard?, me pregunta la tía y le digo que sí, pero no lo he hecho. Me disculpo, entro al baño y busco en google como Sergio Fajardo y encuentro estas perlas:

-“…La mayoría de personas corruptas son hombres. Sin embargo, en la mayoría de los casos, los corruptos tienen conformados hogares, o sea, tienen señora e hijos y, a veces, señoras y más hijos. ¿Dónde andaban estas personas mientras su esposo y padre se llenaba los bolsillos con el dinero ajeno? ¿No les extrañó que pasaran del sencillo Twingo al deslumbrante Mercedes Benz?

¿No les pareció como raro que evolucionaran del paseo a Cafam Melgar a las cinco estrellas en Cartagena, Miami o Madrid? ¿Y no se sintieron medio extraños al cambiar de un barrio surcado por transmilenios a uno poblado de camionetas 4x4, vidrios polarizados, guardaespaldas y otras extravagancias?

¿Les cabe una responsabilidad a las esposas e hijos adultos de los corruptos en la hecatombe moral del país? ¿Y no haría falta también potenciarlas moral y éticamente, comenzando en sus propios hogares?

Si, como se dice, detrás de todo gran hombre hay una gran mujer, podríamos pensar que detrás de un gran corrupto, por lo menos hay una mujer demasiado callada”.

Y aplica para mujeres y hombres, incluyendo los hijos, siguió la tía Elisa. Y no le echo más jeta porque lo veo más aburrido que Jorge Eduardo Géchem.

Pin It