-AL AIRE-

La sentida carta de Claudia de Bahamón a su hija

Hija linda, eres solo amor, solo corazón, solo bondad, le mejor hija, madre, esposa, hermana, amiga…
Desde el momento en que recibí la noticia de que estaba esperando a una hermosa niña, supe que lo daría todo por ti.

Convertirme en madre de una pequeña, es el regalo más dulce y perfecto que se podría soñar jamás. Como mujer puedes amar
a todos los hijos, a un hombre y querer a cualquier persona, pero estos sentimientos no se compararán jamás con el amor tan puro e intenso que sentirás por tu hija. Por eso, no espero un momento especial.

“Una hija es al mismo tiempo una copia de su madre y una persona totalmente distinta y única”.

Una hija, para nosotras las madres, es la mejor compañera y amiga que podemos tener, es la continuación de quienes somos. El vínculo de madre a hija es tan fuerte que va más allá de las dulces palabras y los consejos, pues con tan solo mirarlas podemos sufrir sus tristezas y al mismo tiempo celebrar sus alegrías como si fueran las nuestras.

Aunque me encantaría tenerte siempre a mi lado, es importante que como madres, aprendamos a ser su guía sin limitar la libertad que necesita. Una hija es lo más parecido a un ángel y muchas veces las palabras no alcanzan para describir tanto amor, pero siempre puedes recurrir a ellas para hacerle saber lo importante que es para ti

Mi amor por ti es tan grande, que gracias a ti me ha convertido en un mejor ser humano. Quiero hacer por ti las cosas que no hice por mí. Quiero que cumplas todos tus sueños, que seas feliz, y que tengas la vida que te mereces: La mejor vida que se pueda tener.

Y por último, quiero que sepas que cuando te exijo, que cuando te empujo, que cuando te pido que no te rindas, es porque te amo con mi vida y tengo plena fe en ti. Siempre seré tu madre, siempre seré tu amiga, y hasta el último día de mi vida, viviré para ti y por ti.

Pin It