De testigos a amenazados

Edna Dayana Morales Soto fue la primera en pasar a la silla de los testigos. Con actitud, esta joven de tatuajes en su cintura alusivos a su equipo de fútbol favorito, le relató al estrado la forma como William Fabián Pérez Ladino, alias Soldado, y Fabián Humberto Alvarado Galvis, alias Mexicano o Inter, asesinaron Cristian Andrés Osorio Barrero, de 26 años, y meses después a Juan Sebastián Tamayo, de 15 años, el padre de su hijo.

Sin temor, la joven reconoció a los dos sujetos del barrio Bogotá, Comuna 6 de Neiva, en el televisor donde se proyectaba su imagen. La audiencia de juicio oral se desarrolló con transmisión vía Web, desde la cárcel de Rivera, donde se encuentra recluido William Fabián, y de la cárcel Las Heliconias, donde está Fabián Humberto. Por seguridad, no fueron llevados al Palacio.

El 5 de agosto de 2017, Cristhian Andrés Osorio Barrero fue asesinado de dos impactos de bala a manos de Pérez Ladino, alias Soldado, en frente de un puesto de venta de empanadas y pasteles, sobre la Carrera 22. “Cristhian cayó al suelo con el pastel en la mano”, recordó con precisión la joven viuda de 18 años de edad.

Según declaró la testigo, una vez accionó su arma aquella noche de sábado, ‘Soldado’ corrió al punto donde estaba ‘Inter’, su cómplice, quien lo esperaba montado en una motocicleta para entregarle el arma de fuego. El ‘Inter’, sin desmontarse del vehículo, se acercó a Osorio Barrero, ya moribundo, y le propinó un impacto más para rematarlo.

Con Cristhian se encontraba Juan Sebastián Tamayo, de 15 años, quien desde entonces se convertiría en testigo excepcional de éste y otros hechos delictivos protagonizado por Pérez Ladino y Alvarado Galvis. Edna recordó lo sucedido, en el que caería Cristian y posteriormente el padre de su pequeño.

Juan Sebastián fue asesinado el 12 de enero de 2018, en la zona industrial de Neiva. Según reveló Ana Fernanda Osorio Barrero, hermana de Cristian Andrés, el menor fue asesinado a manos de otro sicario apodado ‘El Mico’, reconocido delincuente del barrio Tuquila, y todo por haber sido testigo del asesinato de Cristian.

Al parecer, Fabián Humberto desde la cárcel habría planeado el asesinato de Tamayo con el apoyo de su compañera sentimental, Diana Marcela Rojas, alias La Mexicana. Pero la historia no termina allí. Antes de la muerte de Sebastián, en noviembre de 2017, el hermano menor de Cristian Andrés fue víctima también de un atentado, del cual sobrevivió. Doña Ana Barrero Bonilla, madres de Cristian el asesinado, teme que las personas aquí procesadas por este doble asesinato salgan libres. Desde entonces, esta familia viene sufriendo persecución, amenazas de muerte y asesinatos selectivos. Temen que si la Policía Metropolitana de Neiva no les hace acompañamiento terminen estas mujeres muertas también.

Pin It