El negocio de las tragedias

Solidaridad con el Huila y preocupación por las respuestas

El Secretario de Hacienda del Huila, Carlos Eduardo Trujillo, ha salido a decir que ninguna plata alcanza para enfrentar la tragedia que vive el Huila por las avalanchas de varios ríos, que afectaron Campoalegre, Rivera y Algeciras, especialmente.

Entre tanto, los alcaldes de esos municipios sacaron “la totuma”, como decimos los opitas, para pedir la ayuda nacional y también las moneditas de los paisanos, que pueden consignar a través de cuentas de ahorro.

Todo se necesita en estos momentos de tristeza, pero no sobra llamar la atención sobre dos asuntos:

La prensa local había advertido que se habían robado parcialmente el sistema de alarmas, que desde su compra habían saltado las sospechas y que el Huila no tenía cómo medir técnicamente el crecimiento de sus ríos para anticiparse a desastres como el que hoy estamos viviendo.

Y segundo: que nadie se aproveche hoy de la emergencia. El entonces alcalde de Garzón Delio González terminó en la cárcel –casi al final de su mandato- cuando se comprobó que tres años antes había despilfarrado y malbaratado los dineros públicos adicionales que le giraron con premura para enfrentar una emergencia invernal en su pueblo.

Doble tristeza hemos visto cuando se suceden estas tragedias: unos pobres clamando ayuda y otros vivos haciendo su negocio.

Y lo digo con la aflicción enorme que me causa recorrer las zonas afectadas, que son de mis afectos profundos.

Pin It