Neiva se quedó sin estadio

Se reconfirman improvisación y corrupción

Aunque suene dramático, la capital huilense se quedó sin estadio. Las escandalosas obras de remodelación que le han costado al tesoro público 23.527 millones de pesos, no podrán usarse y el resto del escenario deportivo, permanece en un mayor grado de vulnerabilidad que lo torna peligroso, concluye el periodista Ricardo Areiza, tras una investigación al respecto.

Lo evidenciado: las obras de la tribuna occidental no cumplen con los estándares mínimos de seguridad para ser puestas en funcionamiento, según la firma especializada Sísmica & Estructuras.

Hasta la fecha del colapso y de acuerdo con las inspecciones estructurales realizadas por la empresa, las obras de repotenciación sismo-resistente, origen y razón de ser de la remodelación no se ejecutaron previamente.

“Las actividades correspondientes al reforzamiento de la tribuna occidental existente quedaron con cantidad cero, lo cual implica que no se ejecutan, aspecto que incide en la funcionalidad del estadio”.

“Los recursos asignados originalmente para el reforzamiento de la estructura fueron redistribuidos en otras actividades que no garantizaban el comportamiento estructural adecuado de la gradería existente”, reseñó el documento.

Siendo el reforzamiento estructural, el eje del contrato como lo advirtió inicialmente la Contraloría, se configuraba no solo la mayor transgresión a la normatividad, sino al objeto central del contrato y por lo tanto, genera un grave detrimento al patrimonio público.

En efecto, los constructores no siguieron los procedimientos y especificaciones contempladas por los diseñadores y aprobados por la Curaduría.

Inexplicablemente lo descartaron desde el principio.

“Ni con las obras inicialmente contratadas, ni con la adición al contrato, se cumple con el objeto contractual”, concluyó la firma consultora.

La estructura en peores condiciones

Las obras que se ejecutaron corresponden a obras nuevas contempladas como la ampliación y remodelación de la cancha, los camerinos y la construcción de los niveles cuarto, quinto, sexto y séptimo de la tribuna occidental, reseña Areiza en el periódico La Nación de Neiva:

-La estructura antigua quedó en peores condiciones de vulnerabilidad sísmica e inestabilidad estructural. Las obras ejecutadas y las excavaciones realizadas en la fase preliminar agravaron aún más ese panorama, planteando de entrada un nuevo estudio.

La conclusión es tajante: “La tribuna occidental existente no se podrá habilitar hasta que se efectúen las obras de reforzamiento ya que en su estado actual no se garantiza la integridad del público que use la tribuna occidental”.

En estas condiciones, sugiere la consultoría, corresponde a la Alcaldía de Neiva la evaluación de las obras requeridas para que el estadio pueda funcionar en condiciones de seguridad.

Además implica no solo realizar la repotenciación de la nueva estructura que implica demoler parte de las obras construidas. En la zona de impacto se requiere una inversión adicional de 448 millones de pesos para el reforzamiento estructural

Contratación

Las obras civiles proyectadas, según el dictamen de la Contraloría, partían necesariamente de la previa repotenciación de la edificación. Esa intervención era imprescindible para la remodelación. Pero no se hizo.

Por esa razón, en la etapa precontractual se destinó para el reforzamiento estructural la suma de 2.153 millones de pesos. De éstos, 1.732 millones de pesos se proyectaron para la tribuna oriental y $420 millones para la tribuna occidental, objeto de la nueva intervención.

De hecho, la licencia de construcción, expedida por la Curaduría Primera de Neiva contempló exclusivamente el “reforzamiento estructural, modificación y ampliación de la tribuna occidental”.

Al tornarse inviable, la Contraloría determinó un detrimento patrimonial.

Sobrecostos

Según la Secretaría de Infraestructura, la obra quedó ejecutada en un 92% mientras que los recursos cancelados ascendieron al 82% de lo presupuestado.

El último informe de la interventoría revela que el valor de las obras ejecutadas hasta cuando se produjo la tragedia (19 de agosto de 2016) ascendió a 23.327 millones de pesos. El monto por ejecutar asciende a 3.924 millones de pesos. No obstante, el nuevo estudio técnico encontró pagos por obras no ejecutadas.

 

 

Pin It