Neiva: la caída del estadio ¡y de la moral!

Una ciudad saqueada sucesivamente

Las imágenes que se conocen del exalcalde de Neiva Pedro Hernán Suárez en las audiencias por la tragedia del estadio de Neiva lo muestran tranquilo, impasible, inexpresivo. Así es él, “casi impersonal”. Pero tanta tranquilidad no lo convierte en inocente ni le resta peso a los cargos que se le hacen por corrupción.

Se ha vuelto costumbre –cuestión cultural, dicen algunos- que cuando la policía detiene al ladrón, después de perseguirlo por las calles, saltan los curiosos a decir ¡que lo suelten!.

Así las cosas, resulta imbécil que algunos políticos (incluyendo concejales bobalicones) salgan a exaltar las virtudes personales de Suárez y su familia (“de orgulloso recorrido”) cuando deberían exigir claridad plena sobre los actos irregulares cometidos, según la Fiscalía

En un video contratado para defenderse, no puede ser más cínico, al considerar que obtener el dinero para proseguir las obras del estadio es fácil, si el alcalde Lara Sánchez le pusiera voluntad (sin detenerse mucho en la desgracia ocurrida).  

https://www.kienyke.com/sal-y-dulce/fue-una-falla-constructiva-se-defiende-exalcalde-de-neiva-sobre-tragedia-del-estadio

Neiva ha sido saqueada sucesivamente por alcaldes, concejales, funcionarios y políticos que siguen aspirando a nuevos cargos. La tranquilidad de que con el robo se pagan los abogados y los jueces –y queda una buena tajada (incluso se puede acceder a la gobernación y al Congreso)- ha entronizado la desfachatez como patrón de conducta, haciendo parte del paisaje moral y político. Y ahí siguen ellos, creciendo la bolsa y el poder.

Pedro Suárez “estuvo de malas” porque se le cayó el estadio (es un decir, fue una gradería) y mató cuatro personas, dejando al descubierto las muchas maniobras corruptas que rodearon la contratación respectiva. Sus antecesores (casi todos) se llevaron la maleta repleta y fueron tapando con dinero y olvido los huecos de su desprestigio. 

Es posible –me dicen en fuentes confiables- que se produzca pronto la segunda tanda de detenidos (al interventor lo miran de reojo). Y que en “la tercera ola” llamen al alcalde Lara Sánchez, su secretaria de hacienda y a otros funcionarios de su gobierno, que se subieron con ligereza y una buena plata al desastre del estadio.

No le deseo la cárcel a nadie. Pero si seguimos pidiendo que se frene la corrupción y a renglón seguido que suelten al ladrón, estaremos condenados por siempre a que los gobernantes inescrupulosos sigan saqueando lo público, que debe ser sagrado.

¡Que la indulgencia sea espiritual y divina, no la piedad que favorezca a los corruptos!.

A oído del Procurador regional:

-¿Ni siquiera por curiosidad quiere preguntar de dónde saca la Secretaria de Hacienda, Saharay Rojas Téllez, casi $100 millones en efectivo (y dólares) para hacerse socia de la empresa de transporte terrestre Toc-Toc?, que maneja la funcionaria con testaferros, o terceros nombrados por ella?

-¿El alcalde Lara Sánchez cree que es una chiquillada de la funcionaria, responsable de la chequera oficial? O es tan fuerte el respaldo, que se le volvió intocable?

El Huila, abandonado a la mano de Dios por el gobierno central, no puede serlo también por los organismos de control, ante funcionarios soberbios y abusivos que consideran el cargo “su cuarto de hora” para lucrarse.

  

 

 

Pin It