EN BUSCA DE LA FELICIDAD

En estos momentos por los que está atravesando la humanidad, es difícil contagiarse de sonrisas y de positivismo, la incertidumbre del mañana embarga a todas las clases sociales, la zozobra de una película de terror que parece no tener fin se empaña un poco más por la indiferencia y egoísmo de algunos.

Es imperdonable que ante la lucha por la subsistencia muchos prefieran seguir engrosando sus arcas y con mirada indiferente vean morir de hambre a la gente. No solo son los estratos 1 y 2 los afectados, son millones de personas las que se han quedado sin trabajo y sin ninguna fuente de ingresos y hoy se preguntan hasta cuando podrán resistir.

Son varios memes los que circulan por las diferentes redes sociales en donde señalan que si la pandemia hubiese pasado en temporada de elecciones, la situación no sería tan grave porque los políticos estarían regalando mercados. (cruel realidad de nuestra idiosincrasia).

Con esto no quiero estigmatizar a todos los políticos y empresarios, ya que a lo largo y ancho del país muchos están ayudando de manera real a las personas sin necesidad de protagonizar en cada mercado que entregan, como es el caso del Gobernador del Huila, quien de manera juiciosa y sin tanta bulla está trabajando día y noche por su gente. Contrario a lo que muchos mandatarios deberían estar haciendo en este momento, los cuales se sienten orgullosos y patrióticos por aprender a usar el computador o simplemente por sus intervenciones oportunistas y como es costumbre desacertadas, donde señalan que la corrupción que rodea la compra de alimentos para los más necesitados es un “bobada”. Solo espero que en las próximas elecciones tengamos en cuenta a quienes vamos a elegir como dirigentes.

No obstante en medio de esta oleada de información negativa, están aflorando cosas muy positivas como por ejemplo que los padres y madres al fin tengan tiempo para sus hijos o viceversa, que las familias se concentren en la mesa y den gracias a Dios por los alimentos, que descubramos que el trabajo es importante pero la familia lo es todo, que una sonrisa y un abrazo no tienen precio, que los mejores momentos están compuestos por pequeños instantes y como decía mi padre, que la vida es una tómbola y el mejor regalo es estar vivos.

Que los campesinos, los trabajadores de la salud, los transportadores, el Ejército, la Policía, vigilantes, mensajeros, personas que recogen la basura, recicladores, podadores y muchos más, merecen nuestro respeto, gratitud y apoyo por ser quienes diariamente trabajan por sacar este país y el mundo entero adelante. Ellos también tienen familia y aún así están en las calles procurando nuestro bienestar. A ellos GRACIAS.

Los invito a que vean la película “En busca de la felicidad”, protagonizada por el famoso actor estadounidense y ganador del premio Oscar Will Smith, ya que deja muchas reflexiones que podemos adoptar en estos momentos de angustia y desespero, puesto que aunque la vida no es lo que esperamos, siempre debemos seguir luchando por salir adelante y que “las cosas buenas pasan a quienes las esperan, las mejores a quienes van por ellas”.

Muchos han tenido que cerrar sus negocios, han sido despedidos, sus salarios han sido reducidos, han perdido a algún ser querido y parecen no encontrar salida, adicional a muchas otras situaciones negativas, los invito a que busquen la felicidad en sus hogares, en la mirada de amor de nuestros seres queridos, en el café de la mañana y en el beso de buenas noches, en la risa sin sentido y todas aquellas expresiones de amor y cariño que son muestra de que existe esperanza, que la fe mueve montañas y que solo unidos podremos salir adelante.

“La vida es 10% de lo que me ocurre y 90% de como reacciono a ello”. (Charles Swindoll)

Twitter @AndresArtun

Pin It